Estados Unidos niega intervenir en los asuntos internos de Nicaragua

Portavoz del Departamento de Estado explica que el embajador de EE.UU en Managua solo felicitó a un medio de comunicación por su aniversario, mientras exdiplomáticos critican la manera de hacer diplomacia de la dictadura.

Un portavoz del Departamento de Estado, rechazó que el embajador Kevin Sullivan, esté interviniendo en los asuntos internos del país, luego que este lunes la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo arremetieran contra el funcionario norteamericano, quien solamnete felicitó a un medio de comuncación local por estar de aniversario. 

"Rechazamos la idea de que el embajador de Estados Unidos se esté inmiscuyendo en los asuntos internos de Nicaragua. El embajador felicitó a un medio de comunicación independiente por los 25 años de defender los valores democráticos de la libertad de prensa y brindar periodismo independiente al público nicaragüense", respondió un portavoz del Departamento de Estado ante consultas de 100% Noticias.

Leer también: Abogado de EE.UU. denuncia la incomunicación y la tortura a opositores en Nicaragua

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, arremetió en contra de Sullivan, a quien señalaron de haber abandonado la "cortesía diplomática", de "injerencista" y que pretende "desconocer" la "legitimidad como Estado". "Exigimos al Señor Sullivan, que cese sus ataques encubiertos, sus hipócritas salutaciones, disfrazados de una cortesía diplomática que abandonó hace tiempo, y que más bien ha sido, y es, ejemplo de la continua, perversa, detestable injerencia invasora de los Estados Unidos en nuestra Nicaragua, tantas intervenciones abusivas y criminales, que hemos denunciado y seguiremos denunciando" dice la nota de Cancillería contra el embajador.

                                                     

"La libertad de expresión y de prensa son valores democráticos compartidos que los países de la región, incluida Nicaragua, se han comprometido a defender en la Carta Democrática Interamericana", recuerda el portavoz del Departamento de Estado.

La antidiplomacia de la dictadura 

La dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha venido ejecutando las relaciones internacionales con otros países de manera antidiplomática, charlatana, vulgar y con demagogia, consideran exdiplomáticos consultados por 100 % NOTICIAS, luego que este lunes arremetieran contra el embajador de EE.UU. 

Puede leer: Pastor llama a un ayuno de 21 días para que Nicaragua sea libre de influencia satánica   

"El régimen está manejando la diplomacia antidiplomáticamente, muy mal, absolutamente mal, nada diplomático. Está sustituyendo el estilo y el lenguaje diplomático por un lenguaje callejero, vulgar y sin educación porque eso es lo que en el fondo están manifestando. No solo se trata de la diplomacia, se trata de tener actitudes de respeto para con nosotros. Ellos (el régimen) puede alegar que nos están irrespetando, pero no nos están irrespetando...perfectamente se puede hacer una protesta con contenido, con solidez en términos diplomáticos diciéndole: ´señor, rechazamos el comportamiento que usted está teniendo de estar actuando al margen de la relación que tiene que alimentar entre su gobierno y nuestro gobierno", consideró el exdiplomático,  Edgard Parrales.

                                                     

"Los recientes insultos contra el embajador de los EE.UU. son parte de ese estilo, que es, por otra parte, totalmente demagógico, puesto que no existe capacidad ni intención real de traducir esa narrativa en hechos que la avalen. Pero más allá del interés de la dictadura a mediano y largo plazo, el día a día está marcado por las reacciones histéricas y paranoicas, por la charlatanería y los insultos a la Iglesia católica, a Europa, España y los EE.UU., incluyendo a aliados potenciales como Argentina y México, que se han visto obligados al llamado a consulta y retiro de sus embajadores", consideró un exdiplomático que solicitó el anonimato por temor a represalias de la dictadura.

¿Expulsar al embajador?

La última vez que se dio el retiro de un embajador de Nicaragua fue en 1988, cuando el gobierno sandinista de esa época, encabezado por el mismo Ortega, decidió expulsar al embajador de los EE.UU. en Managua, Richard Melton. La medida fue reciprocada por los norteamericanos quienes expulsaron al embajador de Nicaragua en Washington, Carlos Tunnerman. Poco después se dieron las pláticas con la resistencia nicaragüense en el marco de los Acuerdos de Esquipulas, que desembocarían en el adelanto de las elecciones en 1989.

"Ganas no le faltarían al régimen de expulsar al embajador y romper relaciones con Estados Unidos...pero en este momento no creo que el gobierno, por mucho que lo deseara y lo quisiera, sabe que no le conviene y que el mayor perdedor sería el si rompe relaciones con el gobierno norteamericano. Lo único que les queda es ponerse a insultar, ponerse -a como decimos en buen nicaraguense- la caja de lustrar", explicó Parrales.

"No sé realmente si el régimen se atrevería a expulsar al embajador, pero creo que Ortega está apostando a un aislamiento que todavía no entiendo qué es lo que persigue con el...creo que él asume que eso es una buena estrategia", consideró el analista político, Eliseo Núñez.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ