Analistas: Daniel Ortega depende de Policía y Ejército para mantenerse en el poder

Las más de 30 organizaciones que conforman el mecanismo de coordinación de exiliados y la diáspora en Costa Rica analizaron el proceso de votaciones que realizó Daniel Ortega junto a Rosario Murillo el pasado siete de noviembre donde el Consejo Supremo Electoral de tendencia sandinista les dio “la victoria” con más del 75 %, cuyos resultados asignados los mantendrá por cinco años más en el poder.

Para este proceso de análisis y las consecuencias económicas y políticas de esas votaciones se contó con la participación de algunos especialistas en temas de seguridad como Elvira Cuadra, el economista Enrique Sáenz y los analistas políticos Edipcia Dubón y el doctor Miguel López Baldizón.

LEER MÁS: Presidente de Chile reitera que desconoce "elecciones" en Nicaragua

El mecanismo de coordinación también tuvo como invitado a Pedro Fonseca de  Urnas Abiertas cuya organización ejecutó un observatorio electoral, antes, durante y después de las votaciones del pasado domingo.

Según Urnas abiertas estas votaciones estuvieron marcadas por un alto e histórico abstencionismo que lo calculan entre un 79% como mínimo y un 84% como máximo para un promedio nacional de 81.5% y la cifra de participación fue del 18.5%.

“Estas elecciones fueron un hecho histórico para Nicaragua y para América Latina que estuvo marcada por grandes desafíos en pro de un proceso democratico”, expresó Pedro Fonseca quien además añadió que “era difícil proyectar un proceso libre, justo y transparente”, por las condiciones que se desarrollaron.

Urnas abiertas explicó a los grupos de exiliados que el monitoreo estuvo a cargo de 1450 observadores en los 153 municipios del país y en 563 centros de votación.

“En este proceso hubo violencia política y el día de las votaciones nos reportaron una enorme cantidad de violencia política ejecutadas por la policía, para policías y activistas del partido de gobierno, también hubo presencia y control del partido sandinista en los centros de votación… además de atentados y agresiones a periodistas”, expresó Fonseca.

Elvira Cuadra: Desde el 2018 los nicaragüenses han vivido 18 etapas de represión

La especialista en temas de seguridad Elvira Cuadra durante su ponencia explicó como Ortega se ha valido de las instituciones del estado como la Policía y El Ejército de Nicaragua para mantenerse en el poder, además de leyes represivas par a convertirse en un “régimen autoritario”

“Cuando Ortega llegó al poder en el 2007 Ortega sabía que llegaba  con un baja ilegitimidad y por lo tanto creó un sistema de aparato de represión y vigilancia sobre la sociedad nicaragüense, este conjunto de aparatos de represión estaba constituido por instituciones públicas como la policía, además se valió de grupos de choques que existían antes del 2018 o los consejos del poder ciudadano”, explica Cuadra.

Esta especialistas dice que desde el 2018 los nicaragüenses han vivido 18 etapas de represión ejecutadas precisamente por  instituciones públicas que “se convirtieron en meros aparatos de represión y perdieron su naturaleza de instituciones nacionales, osea que ya no responden a la ciudadanía, sino  a un proyecto personal, a un proyecto familiar”.

SEGUIR LEYENDO: Canadá acusa a Ortega de sacar a Nicaragua de la "familia" de la democracia

Cuadra asegura que los últimos  ataques que ha perpetuado la dictadura han sido en contra de la iglesia católica, opositores y precandidatos presidenciales que actualmente los mantiene secuestrados en las mazmorras del nuevo Chipote.

“En estos momentos Ortega ejecuta tres grandes escenarios, primero que Ortega ahora forma parte de los presidentes autoritarios que  no sólo pone a la democracia de una manera frágil, sino de alto riesgo en términos políticos, en segundo lugar que los únicos recursos para sostenerse en  el poder son el recurso de la policía, El Ejército y los paramilitares y un tercer elemento que va más allá de lo que disponga el propio Daniel Ortega tiene que ver con un término social que es el exilio y la migración de más nicaragüenses”, dijo Cuadra.

Repercusiones de las votaciones de Ortega

Miguel López  Baldizón dice que “el siete de noviembre se debe de interpretar como un No, como un basta ya del pueblo y prueba de ello fue la abstención, fue un rechazo total a un régimen que no ha asumido su rol como la constitución lo establece y que de una vez lo declara de ilegítimo y quienes fueron los primeros en reafirmar esa ilegitimidad fue el mismo pueblo el siete de noviembre”.

Baldizón agregó que después de esas votaciones se debe avanzar en la aplicación de la carta democrática, pero pidió paciencia al pueblo nicaragüense.  

“La diplomacia se mueve lento, tiene que cumplir una serie de procedimientos”, dijo Baldizón.

Por su parte Edipcia Dubón manifestó en este análisis con los grupos de exiliados de este mecanismo “que la declaración aprobada ayer por la OEA evidencia claramente que las elecciones no fueron justas, libres y transparentes y que no cumplieron los estándares internacionales”.

LEER MÁS: Reportan en Nicaragua 107 agresiones contra periodistas y medios de comunicación en octubre

“La sorpresa fue Argentina, en otras ocasiones se había abstenido junto a México pero ayer defendió en su totalidad los derechos humanos del pueblo nicaragüense”, dijo Dubón.

Esta analista política dice que ahora Ortega se enfrenta a un desafío que es tratar que algunos organismos internacionales reconozcan los resultados de esas votaciones como la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea, pero estos organismos ya han dado a conocer su desconfianza.

En cuanto al supuesto diálogo que intenta realizar Ortega esto lo hace para ganar tiempo mientras llega a las elecciones municipales.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ