Irlanda Jérez: expulsión de facto del Nuncio fue por presión del régimen a Iglesia

Según el medio Confidencial la salida de Waldemar Stanislaw Sommertag se debió a presiones por parte del régimen en Managua y según sus fuentes ya notaban “el franco deterioro de las relaciones entre el Gobierno y monseñor Sommertag”.

Para la excarcelada política Irlanda Jerez la salida del Nuncio Apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag, obedece a la enorme presión que ha recibido la iglesia católica y los ataques constantes de Daniel Ortega y Rosario Murillo a obispos y sacerdotes nicaragüenses.

“La iglesia católica ha sido perseguida por la dictadura de Ortega desde los años 80, ha habido asesinatos, cárcel, exilio antes y ahora, ha habido una persecución atroz y letal en querer silenciar a nuestros pastores religiosos, la iglesia católica ha sido un estandarte, un paladín de voz de libertad de nuestro pueblo oprimido, nuestros pastores han demostrado en todo momento de lo que significan esa bellas palabras de libertad, de justicia, de democracia, de querer que nuestro pueblo viva en paz y han tenido que pagar un alto costo”, dijo Irlanda a Nicaragua Actual.

LEER MÁS: Condenan a ocho y trece años de cárcel a 7 opositores, tres de ellos ex precandidatos presidenciales

Este lunes sin dar detalles, ni explicaciones, la Nunciatura Apostólica en Managua, a través de una escueta nota de prensa, comunicó que el Nuncio Apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag, se “ausentó” de sus funciones como representante de la Santa Sede en Nicaragua.

“La Nunciatura Apostólica saluda muy atentamente a las honorables Misiones Diplomáticas y Organismos Internacionales acreditadas en Nicaragua y tiene el honor de informarles que el Excmo. Señor Nuncio Apostólico , Mons. Waldelomar St. Sommertag, se ausentó del país el día 6 de marzo”, rezaba parte de la nota de prensa.

Según el medio Confidencial la salida de Monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag se debió a presiones por parte del régimen en Managua y según sus fuentes ya notaban “el franco deterioro de las relaciones entre el Gobierno y monseñor Sommertag”.

“Fue sorpresa, pero no absoluta. La Iglesia ya lo miraba venir”, le dijo a Confidencial una fuente de todo crédito dentro de la misma iglesia católica.

Ante estas acciones de la dictadura, la ex presa política considera que “la persecución a nuestros pastores ha sido desde siempre y no desde ahora”.

“Recordemos la salida de Monseñor Silvio Báez que fue una de las más dolorosas que ha vivido nuestro pueblo de Nicaragua y que hoy monseñor Silvio Báez se encuentra en el exilio debido a la persecución y las amenazas de muerte que ha tenido sobre él… El nuncio apostólico tuvo muchísimo más tiempo defendiendo la grave situación que vive la iglesia en Nicaragua y siendo él un embajador directamente de su santidad”, expresó Jerez.

SEGUIR LEYENDO: Sáenz: a Daniel Ortega no le importa poner como carne de cañón a nicaragüenses y al Ejército

La también activista y quien ahora se encuentra en el exilio recordó las dos visitas que el nuncio apostólico les realizó en la cárcel La Esperanza para conocer la situación que vivían y poder escucharlas “a ver como estábamos en esas cárceles de Nicaragua”.

“Agradezco enormemente la gestiones diplomáticas que él tuvo para visitarnos en la cárcel, recuerdo que iba acompañado de Monseñor Andrea y otras personas que le acompañaron en esa visita humanitaria porque estando en prisión es maravilloso poder conversar con personas con las que no tenes acceso porque no tenía acceso absolutamente a nada en esos duros momentos fue en el 2019 y nuestra salida de nosotras obedece a un sinnúmero de factores que se suman de personas e instituciones, de medios de comunicación, de organizaciones, de derechos humanos, de organizaciones internacionales”.

La Unión de Presos y Presas políticas UPPN, opina todo lo contrario al respecto de la salida del nuncio apostólico. Esta organización dice que este cambio obedece a “cuestiones diplomáticas” y no a presiones de la dictadura porque según ellos Monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, tenía “buenas relaciones con Ortega y Murillo”.

“Tenemos entendido que no se llevaban mal con la dictadura, pero creo que por ahí viene ese movimiento”, dijo Franklin Morales, miembro de UPPN.

LEER MÁS: Juez dicta culpabilidad contra presa política Samantha Jirón, fiscalía pide 8 años de cárcel

Además agregó que “el trabajo del nuncio es meramente un trabajo diplomático pero el recibe meramente órdenes del Vaticano, como organización de presas y presos políticos podemos aceptar que sí tuvo influencia y apoyo en cierto momento a la libertad de cierto grupo de personas prisioneras presas políticas, pero muchas veces rechazo audiencias, rechazo citas o reuniones con muchas organizaciones para poder acuerpar su solicitudes de ayuda de asistencia humanitaria con respecto a las condiciones deplorables de salud que se encontraban los presos políticos en ese momento”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ