Rosario Murillo: “La paz no es fruto del odio” pero mantiene a cientos de presos políticos y lanza odio contra obispos

La vicedictadora añadió que “venerar la paz es venerar a Cristo”.
Consejo de Comunicación y Ciudadanía

La vicedictadora de Nicaragua, Rosario Murillo Zambrana, quien usurpa la vicepresidencia del país, dijo este mediodía que en Nicaragua se vive un ambiente de paz y armonía. Sus declaraciones fueron brindadas cuando se cumplen cuatro años de la rebelión de abril que dejó más de 355 personas asesinadas a manos de policías y paramilitares.

“La paz no es fruto del odio, es amor. La paz es la esperanza, es el camino, con las sendas que recorremos, fortalecidas por las victorias”, dijo Rosario Murillo, quien desde el primero de abril nuevamente ha lanzado una serie de ofensas y amenazas contra los obispos y sacerdotes.

Lea: Régimen de Daniel Ortega "ha barrido" con los derechos y libertades en Nicaragua

La vicedictadora añadió que “venerar la paz es venerar a Cristo. Venerar la paz es ser cristiano”, expresó mientras mantiene bajo torturas sicológicas y en condiciones inhumanas a más de 180 presos políticos en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial y de los sistemas penitenciarios, entre ellos, varios adultos mayores con padecimientos crónicos.

Rosario Murillo, también hizo referencia que tras la fuerte represión gubernamental del año 2018, en donde se desmontaron los tranques a balazos disparados por policías y paramilitares, la vocera gubernamental minimizó esas masivas movilizaciones afirmando que Nicaragua es “la Patria donde gracias a Dios reina la paz”.

“¡Qué día, qué hora… qué tiempos para honrar la paz!”, continuó Murillo, mientras mantiene asedio permanente en las viviendas de varios opositores y encarcela a quienes no piensan como ella.

“Venerar la paz no es destruir, no es quemar, no es incendiar”, insistió Murillo, en alusión a los incendios ocurridos en varias viviendas de opositores en el año 2018, en donde los propietarios responsabilizan a los simpatizantes de la dictadura de prender fuego a los inmuebles.

Lea más: La prensa vive un "panorama desconsolador" en Latinoamérica, alerta la SIP

En junio de 2018, policías y encapuchados prendieron fueron a una vivienda ubicada en el barrio Carlos Marx, en donde murieron calcinados varios miembros de la familia. Sobrevivientes de la tragedia responsabilizan al régimen de la quema.

Héroes de la paz

Durante su intervención, Rosario Murillo recordó que hace 43 años, en el mes de abril, los nicaragüenses alzaron su voz contra la dictadura de Anastasio Somoza, protestas que comparó con las de 2018.

La primera dama designada recordó a los fallecidos de ese entonces, catalogándolos como “héroes de paz. Todos los compañeros y compañeras que ofrendaron sus vidas en aras de la liberación nacional y la paz, en aras de la liberación de nuestro pueblo”, expresó.

Lea también: Prohíben entrada a Nicaragua al músico Carlos Luis Mejía de la banda Cuneta Son Machín

En caso de que ocurran nuevas protestas contra la dictadura, Rosario Murillo dijo que serían motivadas por espíritus malignos, pero que “no andarán sueltos por mucho tiempo”.

“Atrás satanás, va de retro porque aquí reina Jesús por siempre”, finalizó Murillo, quien en días recientes llamó a los obispos violadores, “etílicos” y “responsables de crímenes de lesa humanidad”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ