Pablo Cuevas exabogado de CPDH cruza el río Bravo, pide asilo político en EEUU

Desde inicio del mes de marzo, el exabogado de la CPDH explicó que inició una travesía por Centroamérica y que gracias al apoyo de sus amigos, logró cruzar las aguas del peligroso río Bravo.
Artículo 66

Don Pablo Cuevas, quien laboró como defensor de Derechos Humanos en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), relató a 100% NOTICIAS que junto a su familia tomaron la dura decisión de exiliarse en Estados Unidos.

Desde inicio del mes de marzo, el exabogado de la CPDH explicó que inició una travesía por Centroamérica y que gracias al apoyo de sus amigos, logró cruzar las aguas del peligroso río Bravo, para luego entregarse a las autoridades de migración de Estados Unidos, después de ser informado que sería capturado por agentes de la Sancionada Policía.

Lea: Sergio Ramírez: "elevo mi voz de protesta" por cancelación de ONGs, incluida Fundación Luisa Mercado

“Salimos de manera clandestina. Yo no tengo dinero, pero si tengo muchos amigos y muchos amigos me ayudaron. Hay personas que se pusieron en riesgo por mí, porque si me hubieran atrapado seguramente estuvieran en riesgo”, explicó Pablo Cuevas durante el programa 100% ENTREVISTAS.

                                                    

“Nunca pensé tomar esta decisión, nunca se me ocurrió ir a buscar una Visa Americana a como hace mucha gente. No me gustaba salir del país, ni siquiera en viaje de trabajo, siempre me gusta trabajar dentro del país”, afirmó el abogado.

El reconocido defensor de Derechos Humanos dio gracias a Dios todo porque todo salió bien durante su travesía por México, un país en donde muchos nicaragüenses han sido secuestrados y en el peor de los casos asesinados por bandas criminales que piden grandes cantidades de dinero por su liberación.

“Gracias a Dios todo nos salió bien. Ya estamos en territorio norteamericano en donde tengo familia, quienes desde hace tiempo me venían suplicando que me resguardara y me pusiera a salvo”, detalló Cuevas.

“Estoy tratando de iniciar otros proyectos para seguir con mi vida y hacer lo que me gusta, que es defender los Derechos Humanos”, enfatizó.

Gobierno genocida

Pablo Cuevas, lamentó que la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, quienes usurpan la presidencia del país, hayan cancelado la personería jurídica de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, organización que desde hace 45 años, defendía a los nicaragüenses de las violaciones de los derechos universales.

Lea más: Eurodiputados valoran presionar con más sanciones a régimen Ortega Murillo "tienen problema siquiátrico"

“Estamos recibiendo esta noticia en el exilio”, dijo con voz triste el defensor de Derechos Humanos, quien durante la represión de abril de 2018 jugó un papel muy importante en la defensa de los derechos de los ciudadanos que protestaban contra la dictadura.

“Es increíble, no podemos hablar de CPDH sin hablar de la primera institución que trabajó el tema de Derechos Humanos y que en la década de 1970 defendió a quienes hoy son sus verdugos”, lamentó Pablo Cuevas.

Para don Pablo Cuevas, hablar de la CPDH es narrar “un esfuerzo tan inmenso, tan pionero, se fue de un plumazo por la intransigencia de quienes ven como enemigos a los defensores de Derechos Humanos”, lamentó.

Cuevas también lamentó que tras la cancelación de la personería jurídica de la organización, muchas personas que fueron defendidas por la Comisión Permanente se encuentran mal emocionalmente.

La Comisión Permanente de Derechos Humanos ha sufrido persecución y asedio. El régimen mantiene como presa política a la abogada María Oviedo, a quien condenaron por difundir noticias falsas, después que ella criticó las reformas a las leyes penales y la aprobación de las leyes de ciberdelito.

Lea también: Condenan ilegalización de 25 ONGs incluida CPDH, "es acción inútil" dicen defensores de DDHH

“Son (Daniel Ortega y Rosario Murillo) genocidas, es un gobierno genocida, han hecho cosas tan terribles como esta. Conozco personas que están muy mal por esto que está sucediendo, hay quienes veían en CPDH un respaldo, un amigo que en su trabajo los defendía”, lamentó.

“Yo vi la bestialidad con que actuó el régimen en el 2018. Yo vi personas heridas, golpeadas, yo lo vi. Recuerdo que en el desarrollo del trabajo nos encontrábamos al personal del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). Vivimos bajo un régimen de genocidio que siente un desprecio por la vida de los ciudadanos”, finalizó don Pablo Cuevas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ