Noticias NicaraguaPolíticaPresa política Nidia Barbosa sale de UCI y es llevada directo a prisión pese a delicado estado de salud

Presa política Nidia Barbosa sale de UCI y es llevada directo a prisión pese a delicado estado de salud

La presa política padece de «bradicardia asintomática», una enfermedad que disminuye la frecuencia cardíaca durante la actividad física e incluso durante el reposo o el sueño.

La presa política Nidia Barbosa, de 67 años, fue sacada la tarde del viernes de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Japón-Nicaragua, de Granada, por guardias del Sistema Penitenciario Nacional (SPN) para llevarla de nuevo a prisión, pese a su delicado estado de salud.

Una fuente cercana a la familia confirmó a DESPACHO 505 que la presa política padece de “bradicardia sinusal asintomática”, una enfermedad crónica que disminuye la frecuencia cardíaca durante la actividad física e incluso durante el reposo o el sueño.

Además padece de problemas de presión arterial y artritis, lo que unido a su edad, le hace más difícil sobrellevar el régimen carcelario.

La presa política fue llevada de emergencia al hospital el pasado miércoles e internada en la UCI del hospital granadino, lo que a la familia le indica que estaba grave. Sin embargo, de pronto fue dada de alta y de la UCI fue llevada de nuevo a la cárcel, sin pasar por un periodo de observación.

La fuente denunció que una de las hijas intentó en reiteradas ocasiones ver a la opositora en el hospital, pero el subdirector del penal de Granada, Ermel Fernández, se lo impidió alegando que tenía “órdenes superiores” de no permitirle visitas.

LEER MÁS: Dictadura censura al Canal Católico de Nicaragua, lo eliminan del cable

Las autoridades del centro hospitalario le dijeron a la hija que no podían darle información sobre el estado de salud de la presa porque debía ordenarlo un juez. Según la fuente, por lo menos 20 efectivos entre policías y guardias penitenciarios vigilaban a Nidia Barbosa mientras estaba internada. “Una vigilancia exagerada para una señora mayor y que además está muy enferma”, critican.

La familia presentó el viernes a través del abogado defensor una solicitud de cambio de régimen carcelario para que Barbosa sea enviada a casa por cárcel. La solicitud fue entregada en el Complejo Judicial de Granada. Ahora deben esperar que el juez de ejecución de sentencias resuelva.

NO SE SIGUIERON LOS PROTOCOLOS

Un médico de la Unidad Médica Gremial consultado por este medio de comunicación explicó que la bradicardia provoca generalmente disminución de la presión arterial, decaimiento y debilidad extrema que podría resultar en un “bloqueo completo” que puede traducirse en un infarto.

El procedimiento debió ser el ingreso en UCI para corregir la bradicardia y después debió ser mantenida en observación al menos 12 horas para darle de alta.

Esto puede ser más peligroso si el paciente además presenta hipertensión porque puede resultar en un derrame cerebral y en el caso extremo en un infarto.

“El problema con los presos políticos es que el criterio médico está bajo la presión del régimen y eso es peligroso. No es lo ideal enviar a un paciente con problemas de bradicardia de cuidados intensivos directamente a la cárcel, sobre todo porque la crisis puede haberse desencadenado producto del estrés carcelario ocasionado por los interrogatorios, el encierro, la falta de medicamentos y alimentación, higiene y agua adecuadas. Todos estos factores pueden desencadenar de nuevo una crisis”, advirtió el médico.

Por su parte, la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, calificó de “crueldad extrema” de la dictadura Ortega-Murillo el hecho de haberse llevado de nuevo a la cárcel a Nidia Barbosa ignorando su grave estado de salud.

“La crueldad del régimen no tiene límites. ¿Cómo es posible que hayan sacado a Nidia Barbosa de cuidados intensivos y llevarla directamente a la cárcel? Es una barbaridad”, denunció la defensora.

SEGUIR LEYENDO: Nicaragua congela los precios de los combustibles por séptima semana

La abogada y opositora Nidia Barbosa, originaria de Nindirí, Masaya, fue detenida por la Policía Orteguista el 6 de noviembre. La Fiscalía de la dictadura la acusó por el supuesto delito de propagación de noticias falsas y conspiración para cometer menoscabo a la soberanía nacional.

La dictadura utilizó a los oficiales de la Policía, Harvin Antonio López, Brayan Alexander García, el teniente Edimir Castro y el suboficial mayor Yetsing Sánchez Martínez como testigos de cargo para lograr la culpabilidad de la opositora. La familia y la defensa han denunciado que los testigos brindaron “falso testimonio” pues los hechos que atestiguaron nunca ocurrieron.

El juez de Distrito Penal de Juicios de Masaya, William Irving Howard López, la declaró culpable el 11 de febrero y cinco días después la condenó a 11 años de prisión más 800 días multa (52 mil córdobas). «Me acusan por orar por Nicaragua», dijo la rea de conciencia tras conocer la sentencia.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ