Noticias NicaraguaPolíticaPapa Francisco dejó huérfanos a millones de cubanos, opinión de Arturo McFields

Papa Francisco dejó huérfanos a millones de cubanos, opinión de Arturo McFields

Las declaraciones del Papa no pudieron explicar cómo la revolución paradisiaca del Caribe es hoy un infierno terrenal de más de medio siglo que mata, exilia y encarcela a sus ciudadanos
Arturo McFields Yescas, exembajador de Nicaragua ante la OEA.
100% Noticias

El Papa ha dejado huérfanos a más de 11 millones de cubanos con sus lapidarias palabras: “Tengo una relación humana con Raúl Castro”. Este fue el regalo envenenado de Bergoglio a los valientes que se alzaron contra la dictadura en las históricas protestas de julio 11 : Patria y Vida.  

Las “humanitarias” declaraciones del Papa no pudieron explicar como su revolución paradisiaca del Caribe es hoy un infierno terrenal que mata, exilia y encarcela a los suyos. Las protestas del 11 de julio de 2021 demostraron que Cuba solo era perfecta para los turistas mochileros de Europa y Estados Unidos, más no así para los millones de cubanos presos de las políticas fracasadas de los hermanos Castro. 

Más que protestas económicas un grito de libertad. Las manifestaciones iniciadas por una crisis económica severa interminables apagones eléctricos, fueron tan solo la gota que derramó el vaso de décadas de represión brutal y permanentes violaciones a los derechos humanos. Nada pudo detener las protestas de julio, ni el asfixiante calor del verano, la pandemia del COVID-19, ni mucho menos el terror de más de 60 años de dictadura criminal.  

Lea: McFields pide a Panamá, Costa Rica y Dominicana a no entregar secretaría Sica a candidato de Ortega

Las sanciones funcionan hicieron su parte.  Aunque las sanciones no son muy simpáticas para muchos, quedó demostrado que la presión internacional, sumada a las acciones internas de la ciudadanía, tienen un efecto poderoso en gestar un cambio real en los sistemas dictatoriales. Las sanciones y las presiones externas afectan lo único que las dictaduras veneran y respetan más que a Dios, los dólares, los benditos dólares.  

La juventud de la isla no está aislada. El acceso a internet y el uso cada vez más frecuente de redes sociales, fue una herramienta esencial catalizadora del descontento, antes y después de las protestas. Estas redes ayudaron a demostrar y viralizar el hartazgo y el cansancio de miles de jóvenes en más de 60 ciudades y localidades de la mayor de las Antillas.

Diálogo, tolerancia y democracia. En Cuba estos tres elementos viven en orfandad, han desaparecido, sin embargo, el propio pueblo se está forjando y gestionando este derecho, que no es un regalo o una concesión gratuita de la llamada revolución y sus lideres octogenarios. 

No basta con poner caras nuevas, se necesitas nuevas ideas y un nuevo liderazgo. La maquinaria de marketing de la Habana, que ha sido exitosa mercadeando las bondades de la isla como la medicina prodigiosa y la educación gratuita, intentaron lanzar otro producto de mercadeo fracasado llamado Díaz Canel, sin embargo, no tuvo éxito, porque no basta con poner caretas nuevas a la dictadura vieja, se necesita un cambio real e ideas nuevas.

Liberar a todos los detenidos es fundamental. Tras las protestas de julio la dictadura arrestó a más de 1,450 personas y ya ha condenado a más de 500 manifestantes a más de 4,000 años combinados de cárcel u otras medidas punitivas. Cabe destacar que al menos 20% de los detenidos eran menores entre los 16 y 18 años edad.

Vox populi, vox Dei. Aunque muchos dicen que a un año de las protestas nada ha cambiado y que la dictadura sigue aferrada al poder con todas sus garras, lo cierto es que Patria y Vida tuvo su resultados irreversibles e irrefutables. El pueblo cubano ha reavivado su deseo de libertad y el mundo ha vuelto a poner su mirada en la isla. 

Lea más: Todo sobre el exembajador Arturo McFields

Cuba no es la vitrina comunista perfecta que nos contaron, ni mucho menos una sociedad igualitaria y feliz. Pese a las crueles palabras del Papa Francisco, el régimen de la Habana fue puesto en evidencia una vez más como dictadura más antigua, brutal y sofisticada de las Américas, sin embargo, su sistema propagandista esta vez ha fallado y cada vez son menos los creen sus disimulos y mentiras.

*El autor fue Embajador de Nicaragua ante la OEA.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ