Noticias NicaraguaPolíticaZoilamérica Ortega Murillo plantea que el diálogo es la única salida de la crisis de Nicaragua

Zoilamérica Ortega Murillo plantea que el diálogo es la única salida de la crisis de Nicaragua

Zoilamérica Ortega Murillo, hija de los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo, plantea que el diálogo es la salida de la crisis en Nicaragua y que la propuesta del Vaticano para “colaborar” con un entendimiento pacífico es una gran oportunidad. Señala que los primeros interlocutores que deberían ser convocados son los familiares de presos políticos
zoilamerica ortega murillo en el exilio
Zoilamérica Ortega Murillo.
Voz de América

Zoilamérica Ortega Murillo, hija del matrimonio dictatorial Ortega-Murillo sostiene la propuesta hecha por el Vaticano de “colaborar” en un proceso de diálogo entre el régimen de Daniel Ortega y la oposición, es una oportunidad para iniciar un proceso de cambio en el país y el primer paso debe ser la liberación de todos los procesos políticos.

Además  advierte que será un proceso lento donde no debe haber venganzas ni revanchas pero sí verdad y justicia donde todos, incluyendo la oposición, debe reconocer su parte de responsabilidad en “todo lo que ha pasado”.

Zoilamérica, que se encuentra exiliada en Costa Rica para ponerse a salvo del asedio de su propia madre, la vicedirectora Rosario Murillo, abordó, en una entrevista con 100% Noticias, la la represión contra los medios de comunicación y la propuesta hecha por la Santa Sede para propiciar condiciones que lleven a un diálogo que permita una salida pacífica a la crisis de Nicaragua.

Además planteó lo que sería una ruta que podría marcarse para iniciar el proceso de reconstrucción democrática de una "Nicaragua para todos”, donde pueda haber una verdadera reconciliación de la familia nicaragüense, fragmentada profundamente tras las protestas sociales dr abril de 2018, que fueron reprimidas a sangre y fuego por el régimen que presiden su padrastro Daniel Ortega y su madre biológica.

Refiriéndose a la escalada represiva de la dictadura contra los medios de comunicación, que como último saldo deja el cierre de Radio Darío, de León tras 73 años de funcionamiento, Zoilamérica destacó que precisamente los medios de comunicación como 100% Noticias, son pioneros de la resistencia y lucha por la democracia en el país oponiéndose a las políticas de censura que impone la dictadura.

Instó a los hombres y mujeres de prensa a resistir porque “cada vez que alguien pierde algo, se revive el momento en que miles de nicaragüenses han tenido que marchar al exilio, y dejar la patria pensando que tiene su casa, un rinconcito a donde se piensa volver, pero que la dictadura trata de borrar todos esos símbolos que representan la existencia de los opositores en el exilio”.

Asimismo, destacó la valentía y la profunda espiritualidad del preso político Miguel Mora, director fundador de 100% Noticias, que se encuentra en huelga de hambre demandando que le permitan ver a su hijo Miguelito Mora.

“Desde la cárcel lucha por amor a su hijo. No es posible que sigamos en manos de tanta crueldad. Tenemos que encontrar rutas para desmontar ese sistema que nos ha hecho daño a todas y todos. Fuerza ante este momento tan difícil que nos toca vivir a todas y todos", exhortó Zoilamérica.

A propósito del llamado de la Iglesia Católica, en la persona del observador del Vaticano en la Organización de Estados Americanos (OEA) para que en Nicaragua se busque un “entendimiento mediante el diálogo entre las partes”, Zoilamérica señaló qué se debe que reconocer que hay un clamor del pueblo de Nicaragua, pidiendo al Vaticano (mediante una carta) que no dejen solo al pueblo de Nicaragua para buscar un espacio de diálogo.

Resalta que Monseñor Álvarez, quien se encuentra secuestrado en la Curia Episcopal de Matagalpa bajo  arresto domiciliar de facto y sitiado por un número dispositivo policial junto a otras 10 personas, ha sido congruente con su postura de pastor haciendo llamados a buscar una salida dialogada, sin violencia y ahora el llamado del Vaticano, en un contexto diplomático, para buscar esa misma ruta y encontrar una salida a la crisis.

“Monseñor Álvarez ha incidido que a pesar de todo lo que estamos viviendo, no desestimamos los mandamientos de la fe cristiana y  ha sido categórico haciendo el llamado al pueblo a no contaminarse con el odio, la ira y nos pone frente a frente con lo que podría estar pasando en los corazones de "aquellos que emanan tanta crueldad", dijo Zoilamérica, en clara alusión a sus padres, los dictadores Ortega y Murillo. 

En ese sentido, expuso que este llamado, (del Vaticano) podría significar una ruta. Y “digo podría porque no se puede imponer, porque cualquier propuesta para la solución a la crisis debe pasar primero por voluntad y por liderazgos, que sepan entender cuál es la voluntad del pueblo nicaragüense. todos queremos un cambio pero quizá la forma del cambio cada uno la quiere distinta. Toda solución pacífica debe ser considerada, pero sobre todo pensando que el primer elemento debe ser la vida de las personas que están encarceladas. Ese tiene que ser el primer elemento a tomar en cuenta: el respeto a la vida y el acto de buena fe para tener entre nosotros a estas personas que son parte de la sociedad y que no deben estar privados de su libertad”.

Para la opositora exiliada, si el  Vaticano está dispuesto a colaborar en un diálogo entre las partes la posibilidad de una salida pacífica está ahí, sin embargo, adelantó que por estar los principales liderazgos opositores en el exilio o en la cárcel  podría tomar parte el nuevo liderazgo pero el primer interlocutor que debe ser convocado es el de las familias de las víctimas y los presos políticos, que debe ser el primer actor a ser escuchado. "Ojalá el primer acercamiento sea con los familiares de los presos políticos que no necesitan representantes", insistió.

Desconfianza en diálogo por malas experiencias

Advirtió que por las malas experiencias pasadas, cuando hablamos de diálogo en Nicaragua, “todos nos asustamos porque hemos perdido total confianza en la posibilidad de llegar a algún acuerdo”, porque los diálogos en el país han sido vistos como  pacto, rendición, entrega y mentira. “Quizá hay que hablar de una solución pacífica. Encontrar un acuerdo sobre los temas prioritarios que nos lleven al cambio que queremos”, indicó.

Zoilamérica hizo hincapié que la solución a la crisis nicaragüense tiene que ser el diálogo y consideró que “no hay seres humanos que teniendo un sentido ético y coherente, puedan negarse a encontrar una solución pacífica”, haciendo una clara exhortación al régimen Ortega Murillo a aceptar la propuesta del Vaticano.

Adelantó que para ese proceso de entendimiento deben dejarse claras bajo qué premisas y con qué garantías se va a desarrollar y que no ocurra como en el pasado que por la premura, se han cometido error sobre todo en las garantías.

“En el pasado se han tomado decisiones intempestivas para buscar un diálogo y lograr soluciones y salidas a la crisis. Si el Vaticano está dispuesto a acompañar al pueblo de Nicaragua para gestar un acuerdo deben considerarse todos los criterios técnicos, incluyendo la desconfianza que tenemos los nicaragüenses y que eso no debe convertirse en un obstáculo”, refiere

Agrega que hay maneras de las cuales se puede hacer. “Poner atención en quienes serán los interlocutores tomando en cuenta que la oposición está fragmentada y en el que hay nuevos actores en el escenario que no necesariamente son las mismas organizaciones que estaban antes. Esto representa un desafío en el que no se debe dejar a un lado el tema de la justicia que es al final el tema más complicado”. 

Asimismo advierte que se debe tener en cuenta que hay que buscar soluciones de corto plazo, de mediano y largo plazo. “No podemos abrir los ojos de pronto y que ya no haya dictadura. Hay que aceptar la realidad de los años de conflicto”. 

Además, Zoilamérica advierte que no se sabe si hay voluntad del régimen Ortega-Murillo para un posible diálogo y a juzgar por la más reciente escalada represiva, eso indicaría que no hay voluntad “sin embargo hay que esperar que el Vaticano formalice su llamado a ese posible diálogo para saber qué sigue. Todos tenemos miedo a volvernos a decepcionar pero hay que escuchar a Monseñor Álvarez que dice que así como el odio  es un enemigo, lo es también la desesperanza”, enfatiza.

Optimismo en salida pacífica

Desde una posición optimista, la opositora señala que se deben recibir toda propuesta de solución pacífica con expectativa, "quizá no con optimismo pero tampoco con pesimismo. La solución no debe ser violenta, no debe haber más muertes. Hay crisis en el sistema político nicaragüense, hay crisis en los seguidores del régimen. Hay sectores del danielismo que no están contentos, también ahí hay personas que no están de acuerdo con la profanación de los templos. También los seguidores del régimen esperan un cambio”, afirmó.

Recordó que Ortega y Murillo para mantener el poder tienen como lo más preciado el consenso por ello todo aquello que promueva la unidad de los nicaragüense se va a convertir en un enemigo político de la dictadura. “Y el poder espiritual que está uniendo a todos los nicaragüense contra ellos”, es un tema que molesta al régimen, analiza Zoilamérica.

Para lograr una reconstrucción democrática del país, Zoilmérica señala que por el nivel de daño que ha tenido el país y la población, “toca reconocer que la población misma, cada uno es parte de ese cambio en sí. “Es darnos cuenta que una parte del cambio que queremos para Nicaragua debe comenzar en nosotros mismos. Debemos hacer una sola Nicaragua” no solo en las organizaciones de la oposición sino en las comunidades, en los barrios. Porque la crisis ha hecho que se desintegre la comunidad, los vecinos y hasta las familias.

Los dos bandos deben reconocer responsabilidades

Advirtió que el cambio de la nación debe encontrarnos preparados. “Se trata  que haya justicia y verdad pero no de una Nicaragua de venganza, de revancha ni solo para uno . Si nosotros reconocemos la necesidad de construir un país para todos. Hay que empezar a reconocer que el cambio de personas (Gobernantes) no va a resolver todos los problemas y será apenas en inicio. La solución sin guerra nos debe encontrar preparados”. 

Adelantándose a posibles críticas la exiliada afirmó No se trata de “salidas suaves” sino que  se debe abogar por soluciones que pasen por transformaciones humanas y que se reconozca la gravedad de la situación. “Por la ruta que estamos, seguimos resistiendo, y en necesario la resistencia para demostrar que hay una Nicaragua que quiere cambio  pero a  la par de la resistencia, ojalá sepamos de la necesidad de entendernos, sin eso va a ser difícil encontrar una puerta de entrada para una Nicaragua diferente”. 

En ese posible diálogo Zoilamérica cree que se debe identificar qué va primero y qué después en ese proceso para el cambio, pero además “hablemos de la verdad y la memoria pero no en función de un grupo político sino hablemos de rendición de cuentas para todos. A veces nos cuesta reconocer que hay otras formas de daños que van más allá de los crímenes en sí. Todas necesitamos conocer lo que ha ocurrido con una visión de memoria de no repetir de un lado y de otro. Debemos ser muy honestos con nosotros mismos y hacernos responsables de lo que hemos participado”, sentenció. 

En ese sentido, recordó que la concentración de poder de la dictadura, “fue parte de un proceso de alianzas donde tienen responsabilidades diversos grupos que también debe reconocerlo para no repetirlo”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ