Noticias NicaraguaPolíticaDictadura en Nicaragua es puente de Rusia, China e Irán en la región, representa amenaza para EEUU

Dictadura en Nicaragua es puente de Rusia, China e Irán en la región, representa amenaza para EEUU

El Investigador señala que el régimen de Daniel Ortega representa un gran peligro para Estados Unidos y la región
daniel ortega peligro region eeuu
Julio Cesar Avilés, Daniel Ortega y un militar ruso.
Cortesía

El Dr. Evan Ellis profesor investigador de estudios latinoamericanos del Instituto de Estudios Estratégicos del Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos presentó un artículo titulado Nicaragua: Dictadura y colaboración con rivales extrahemisféricos de EE.UU. Y recomienda a la administración Biden que “no debería hacer la vista gorda ante los peligros” que representan para Washington. 

El investigador señala que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo se ha convertido en un puente clave para la entrada de actores extrahemisféricos antiestadounidenses en la región, entre los que destacan los estrechos lazos entre Rusia, China e Irán.

“Por razones morales como estratégicas, Estados Unidos no debe hacer la vista gorda ante el destino del pueblo nicaragüense y los peligros directos e indirectos que el régimen autoritario de Ortega representa para Estados Unidos y la región”, señala Ellis.

Recuerde Leer: EEUU contempla frenar importaciones de Nicaragua como medida de presión a régimen de Daniel Ortega

Según el Dr Evan, el gobierno de los Estados Unidos debe continuar abogando por la restauración de la democracia en Nicaragua trabajando con otros aliados internacionales para aplicar mayor presión al régimen de Ortega Murillo.

"El gobierno de los EE. UU. debe continuar abogando por una restauración de la democracia nicaragüense y trabajar con actores democráticos europeos y otros de ideas afines para aplicar presiones e incentivos con ese fin”, manifestó el investigador. 

Además, recomienda que los Estados Unidos deberían de trabajar con aliados democráticos para proporcionar inteligencia y ofrecer asistencia para contrarrestar el crimen organizado en los países vecinos de Nicaragua, además de ayudarles a manejar la carga de los refugiados nicaragüenses que han huido a esos países.

Por lo que sugiere que “los Estados Unidos debe continuar buscando oportunidades para un diálogo constructivo con los Ortegas, la postura más viable de Estados Unidos a largo plazo es posiblemente permanecer firme con el pueblo nicaragüense en defensa de su derecho a la autodeterminación democrática, los derechos fundamentales y el estado de derecho”, recomendó Ellis.

Además, recordó que los Estados Unidos no se comprometió con actores autoritarios conectados criminalmente y que mantienen el poder a través de la represión brutal de su propio pueblo.

Solución militar descartada

El Dr. Evan Ellis considera que "hay pocos indicios que las dificultades económicas o el descontento dentro de los círculos empresariales militares de élite que colaboran con el régimen estén provocando fracturas aprovechables".

E indica que "al igual que en Venezuela, una solución militar estadounidense para restaurar la democracia en Nicaragua sería probablemente injustificadamente cara y contraproducente en términos de la dinámica que desencadenaría en el país, y el daño asociado a la reputación de Estados Unidos en toda la región". 

Relaciones con Rusia 

El experto e investigador Evan Ellis considera que "el más significativo de los rivales extra hemisféricos de Estados Unidos que Nicaragua ha habilitado en la región ha sido Rusia".

Ortega renovó su alianza estratégica de la época de la Guerra Fría en 2008. "Los Ortega han seguido recibiendo ayuda militar y económica de Rusia".

La colaboración militar entre Rusia y Nicaragua ha incluido la acogida por parte del régimen de Ortega de bombarderos rusos Tu-160 Blackjack con capacidad nuclear en 2008, y de nuevo en 2013, durante el cual esos bombarderos, partiendo de Nicaragua, violaron el espacio aéreo colombiano.

El 9 de junio de 2022, el Congreso nicaragüense, dominado por los sandinistas, autorizó la presencia de tropas, buques de guerra y vehículos militares rusos en el país mediante el Decreto 10-2022. La legislación autorizaba la presencia rusa para apoyar una combinación de entrenamiento en la lucha contra las drogas y otras actividades. 

Rusia ha proporcionado un importante volumen de asistencia militar a Nicaragua en relación con su limitado tamaño y sus necesidades de seguridad. Esto ha incluido la venta o la entrega al país de tanques T-72 para sustituir a los anticuados T-55 rusos de la época de la Guerra Fría, BMP-1, BTR-152, BTR-60, BTR-70 y vehículos blindados Tigr, aviones de transporte Antonov An-26, cañones antiaéreos ZU-23, lanchas patrulleras Mizrah, lanchas misileras Molina y, posiblemente, helicópteros de transporte Mi-17.

La organización rusa de lucha contra el narcotráfico FSKN ha construido una instalación de entrenamiento de las fuerzas del orden en el barrio de Las Colinas de Managua. En el primer año de funcionamiento de la instalación (2017) se entrenó al menos a 260 personas en 12 cursos, incluyendo representantes de México, El Salvador, Guatemala, la República Dominicana y Nicaragua.

Rusia también ha construido una estación de enlace descendente para su sistema de posicionamiento global por satélite GLONASS en la zona de la laguna de Nejapa, a las afueras de Managua.

Con respecto a la asistencia económica, Rusia ha proporcionado trigo y autobuses de tránsito, aunque los autobuses han experimentado problemas de funcionamiento en el clima tropical de Nicaragua. Recientemente, en agosto de 2022, el ministro de Finanzas nicaragüense, Iván Acosta, anunció la entrega de 300 autobuses rusos más, aunque se informó que eran compras, no donaciones.

En marzo de 2022, Nicaragua también acordó cooperar con Rusia en formas no especificadas en proyectos energéticos, médicos y nucleares.

República Popular China

El régimen de Ortega reconoció diplomáticamente por primera vez a la República Popular China en 1985. La sucesora de Daniel Ortega, Violeta Chamorro, volvió a cambiar las relaciones con Taiwán tras llegar al poder en 1990. Cuando Ortega volvió al poder por segunda vez en 2007, no restableció inmediatamente las relaciones diplomáticas con la RPC. De hecho, esperó hasta que la condena internacional generalizada de su mala conducta en el amaño de las elecciones de noviembre de 2021, incluida la perspectiva asociada de pérdida de acceso a los mercados de Estados Unidos y otros mercados que hizo posible la Ley RENACER de 2021, le obligó a actuar.

Nicaragua restableció sus relaciones con China en diciembre de 2021. En virtud de ese reconocimiento, nombraron embajadores en sus respectivos países, aunque la demora de casi seis meses para completar ese proceso fue notable.

China anunció una cantidad simbólica de ayuda para Nicaragua, incluyendo vacunas contra el coronavirus y un proyecto de 60 millones de dólares para que la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo de China construya una pequeña cantidad de viviendas públicas en Managua.

Más significativamente, el 7 de junio de 2022, China y Nicaragua anunciaron un nuevo acuerdo comercial que se implementará en dos fases. En la primera fase, China se comprometió a comprar productos nicaragüenses que cubran el 90% de las exportaciones que el país enviaba anteriormente a Taiwán. En la segunda fase, los dos gobiernos se han comprometido a negociar un acuerdo comercial más amplio que probablemente abrirá la economía nicaragüense a la penetración de empresas de infraestructuras con sede en China.

Sorprendentemente, a diferencia de otros países que han establecido recientemente relaciones con China, como Panamá, El Salvador, República Dominicana y Costa Rica, el cambio de Nicaragua no ha ido acompañado de anuncios de memorandos de entendimiento (MOU) entre los gobiernos, ni de nuevas e importantes inversiones o proyectos de infraestructura por parte de empresas con sede en el gigante asiático. 

El multimillonario chino Wang Jing, promotor del muy discutido pero nunca construido canal de Nicaragua, apareció misteriosamente en Managua en noviembre de 2021 durante el periodo previo a las elecciones nacionales, tras una inexplicable ausencia de 18 meses, recordando a los nicaragüenses que la autorización para el canal sigue vigente. Sin embargo, hasta la fecha no ha habido más información sobre el avance del canal, ni indicios de una nueva construcción.

Relaciones con Irán

Más allá de Rusia y China, el régimen de Ortega también ha tendido la mano a Irán para un compromiso comercial y político. Antes de las recientes interacciones entre Nicaragua e Irán, la última diplomacia pública importante del gobierno iraní con Nicaragua fue la visita del entonces presidente Mahmoud Ahmadinejad en 2012. A pesar de que en ese momento se habló de múltiples proyectos de inversión iraní en Nicaragua, no se concretó ninguno.

Recuerde Leer: Aplicación de Ley Renacer podría noquear a dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo

En mayo de 2022, el ministro iraní de Petróleo, Javad Owji, visitó Nicaragua y firmó memorandos de entendimiento en materia de petróleo y agricultura. Estos incluían el compromiso de Irán de suministrar combustible a Nicaragua, así como la discusión de posibles inversiones iraníes en una nueva refinería de petróleo para el país, el sueño supremo de Bolívar. En julio de 2022, el gobierno anunció posteriormente que Irán también comenzaría a comprar carne de vacuno nicaragüense.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ