DEMOCRACIA HIBRIDA, DICE THE ECONOMIST.

Nicaragua aparece en el grupo de los países, que según la unidad de inteligencia de The Economist, es una democracia hibrida, con un índice de 5.32 puntos. En estos sistemas existen, según el estudio, irregularidades sustanciales en las elecciones que usualmente las alejan de ser libres o justas, el gobierno presiona a los partidos de oposición y cuentan con serias debilidades más prevalentes que las democracias imperfectas. En este grupo también se incluyen a Ecuador (5,87), Honduras (5,84), Guatemala (5,81), Bolivia (5,79) y Nicaragua (5,32). El EIU indica que América Latina "es incapaz de progresar en la democratización" y solo dos países de la región, Uruguay y Costa Rica, califican como "democracias plenas". Cuba (3,52) y Haití (3,82) son los peor evaluados. Ambos países son considerados por el informe de EIU como "regímenes autoritarios" El informe advierte que existen riesgos que afectan la democracia en general en la región como el crimen descontrolado así como la corrupción. Países como Nicaragua, Guatemala y Honduras "tienen problemas en lo que tiene que ver con la neutralidad del Estado, la vigencia del Estado de Derecho y uso de la libertad de prensa, pero aun así las elecciones siguen siendo libres y sin coerción, por lo que no podría hablarse de regímenes híbridos", ha cuestionado Francisco Panizza, profesor e investigador de London School of Economics (LSE) y experto en Democracia y Derechos Humanos en América Latina. Pero estos no son los únicos peligros. "Los problemas más graves para la democracia en la región siguen teniendo que ver con las debilidades institucionales de los Estados, los continuos niveles de desigualdad socioeconómica y los bajos niveles de educación", sostiene el experto en declaraciones a la BBC.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ