PRESIDENTE ORTEGA RETIRÓ DE LA ASAMBLEA LA LEY DE SEGURIDAD SOBERANA

None
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega retiró de la Asamblea Nacional la iniciativa de Ley de Seguridad Soberana para “revisarla”, confirmó este martes 27 de octubre la primer secretaria de la Asamblea Nacional, Alba Palacios. La diputada Palacios explicó que “si el proponente de la ley decide hacer una revisión de la misma, se lo pide a la Secretaria y se le envía la ley”, contestando así que la iniciativa de Ley de Seguridad Soberana esta siendo revisada por el Ejecutivo y por eso la semana pasada no pasó a comisión legislativa para su revisión y consulta. “Mientras el proponente de la ley toma una decisión final: si va a dejarla como esta, si va a hacer ajustes o lo que fuere, estamos esperando esa revisión final que esta haciendo el poder Ejecutivo con las instancias que corresponden”, dijo la primera secretaria de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional. NO HAY FECHA DE NUEVA INTRODUCCIÓN La diputada agregó que una ley puede pasar hasta dos años en la Primer Secretaría, haciendo ver que no necesariamente tiene que pasar inmediatamente el trámite correspondiente de ley ante la Asamblea. Esta iniciativa fue presentada por el Ejecutivo ante la Asamblea Nacional el 12 de octubre, según el registro de la página web del Legislativo. El lunes 19 del mes corriente se decidió en Junta Directiva que pasaría a la Agenda base de la sesiones plenarias de esa semana, sin embargo, no fue presentada ante el pleno de la Asamblea Nacional ni pasó a Comisión.  CONTROVERSIA DE ESTA LEY La iniciativa de Ley de Seguridad Soberana es cuestionada por expertos de seguridad y juristas constitucionalistas, porque según deja a discreción del Gobierno decidir quién representa una amenaza a la seguridad soberana, además que delega en el Ejército la investigación de ciudadanos que amenacen la seguridad soberana. El inciso tres del artículo siete de la iniciativa determina que puede considerarse riesgos a la seguridad soberana cualquier factor que “genere peligro a la seguridad de las personas, de la vida, la familia y la comunidad, así como de los intereses supremos de la nación nicaragüense”. Según la iniciativa entre las amenazas se cuenta el espionaje, sabotaje, rebelión, traición a la patria, “cualquier acto ilegal que atente contra la existencia del Estado nicaragüense y sus instituciones”, además de “actos de injerencia extranjera en los asuntos nacionales (…)”. Fuente: La Prensa