EL TELEVIDENTE OPINA: "TANTAS VERDADES JUNTAS EN UN SOLO MENSAJE"

Hola Lic. Miguel Mora: mi sincero respeto por sus elocuentes, objetivas, honestas y contundentes palabras dirigidas a los asistentes al "Foro-Debate en el Día de los Periodistas" del cual tiene su origen esta transcripción, que publica en su boletín electrónico de 100% Noticias y IV Poder, que me da el beneplácito de leer con gran atención e interés, por la trascendencia y connotación de ayer, hoy y siempre que tienen sus palabras en el desarrollo del pensamiento social, político y filosófico del ejercicio del periodismo.
Estimado Lic. Mora, quien le habla no es un escritor, ni periodista, ni político, ni nada que se le parezca; soy un ciudadano común y sencillo, aunque emprendedor y estudioso, que gusta y tiene el afán del desarrollo del conocimiento, de las ideas progresistas y revolucionarias, del bienestar de nuestros hermanos nicaragüenses, indistintamente de su condición social, económica, credo político, religioso o filosófico.
Le anticipo esto, para que no mal interprete el mensaje y la intensión de esta misiva de "saludos y respeto por su mensaje" en este evento dedicado al Día del Periodista. Como le señalaba anteriormente, mi sincero respeto por sus palabras. Sin embargo, quiero destacar algunas cosas de su mensaje y aportar otras ideas relativas al fin y a las intensiones que seguro tendrían algunos de los presentes al promover el tema del evento:
1-. Rara vez he leído o escuchado decir "tantas verdades juntas en un solo mensaje" y principalmente tratándose del auditorio al que se dirigía. Se anotó un "Home run" aunque no todos los presentes lo vean así, es normal.
2-. Muchas de esas verdades les deben haber caído como sal en la herida, y es que en Nicaragua, como en muchos países del mundo, muchos periodistas y medios de comunicación se creen supra ciudadanos o con inmunidad mediática; que les da licencia para ejercer su oficio o negocio, obviando los más elementales principios de la misma profesión, del respeto hacia las personas y las leyes del país; como se dice en inglés "Citizens above the law and basic respect for people".
3-. Comparto firmemente con usted que "Nadie es dueño de la verdad absoluta" la verdad se construye entre todos, en eso usted nos viene dando cátedras con su programa "IV Poder"; no obstante, muchos periodistas y medios de comunicación se encierran en monólogos, que a veces a ellos mismos les cuesta creérselos, se alejan de la verdad, cegados por sus mezquinos intereses personales, sus obtusas filosofías de clases y su desmedido odio político, que les lleva a convertirse en portátiles de sus patrones o plataformas de ataque de intereses foráneos.
4-. Un periodista o un medio de comunicación, al igual que un político y muchas otras actividades afines, tienen su razón de ser en el servicio de bienestar que prestan a la comunidad, a la sociedad nicaragüense en nuestro caso, y para ello hay que generar confianza en la gente, hay que ser creíble; por que el grado de credibilidad que tengamos como tal, nos acerca o nos aleja de nuestro fin o propósito fundamental con la gente. De aquí se deriva un precepto político y filosófico que me he establecido, con el estudio y análisis de la realidad nicaragüense y los fenómenos político-sociales que se dan con mucha particularidad en nuestro terruño, cuando me contesto las preguntas de ¿Quien dice la verdad? ¿Quien tiene la razón? y yo me contesto"quien escucha a su gente y hace de su acción diaria, una permanente lucha por la restitución de sus derechos: al trabajo, la educación, la salud, techo digno y a tener oportunidades para mejorar en todos los aspectos de la vida, en pocas palabras, a tener una vida digna, tiene la esencia de la verdad , tiene la esencia de la razón y lo mas importante, tiene el respaldo de las grandes mayorías del pueblo"
5-. Históricamente las clases políticas tradicionales y algunos grupos o sectores empresariales, entre ellos periodistas y medios de comunicación, "se han abanderado con las luchas del pueblo de Nicaragua; sin embargo, conocemos la historia pasada y reciente", sabemos por todo el laberinto de luchas, guerras y tragedias en la que los nicaragüenses nos hemos vistos enfrentados, poniendo siempre los muertos, para que al final las cúpulas y sus aliados una vez en el poder, se olvidan de las promesas hechas, traicionan la sangre derramada, los anhelos de libertad y progreso de la gente. Estas historias no deben volverse a repetir en Nicaragua, el pueblo está harto y cansado de guerras y traiciones; ahora soplan vientos de cambios, vislumbran nuevos tiempos.
6-. Debemos estar claro que la oposición es sana y procura el balance del poder en beneficio de las grandes mayorías; el asunto esta en saber hacer oposición por los intereses mayoritarios, hay que saber dialogar y concertar una agenda en beneficio de nuestro país. Por ejemplo, los sectores empresariales tienen diferencias políticas y económicas con el gobierno de turno, pero están claros tanto el uno como el otro, que para conservar sus intereses de clases y avanzar hacia el progreso de la nación, el mejor camino es el dialogo y la concertación económica, donde al final todos salimos beneficiados.
7-. ¿Por quién o por qué viene votando el pueblo de Nicaragua en las ultimas contiendas electorales? Lo diremos como lo dicen los ciudadanos en la calle, “…la gente esta cansada de mentiras de los partidos políticos, de sus desgastados dirigentes… la gente esta harta de promesas incumplidas… de ajustes económicos que lo único que han logrado es enriquecer a unos pocos y terminar de deteriorar más, los pocos derechos de las grandes mayorías…” “…los nicaragüenses demandan respuestas efectivas a las agobiantes necesidades de su economía familiar…”
En ese sentido debemos destacar que el Partido en el Gobierno ha sido mas inteligente en manejar la inmediatez de la gente, con propuestas electorales que han recogido las aspiraciones de las grandes mayorías de nicaragüenses y una vez en el gobierno han emprendido acciones inmediatas y concretas para el alivio de la economía familiar de la gente, la lucha contra el hambre y la pobreza; por tanto las grandes mayorías de ciudadanos se han sentido escuchados, sienten de alguna u otra forma que sus derechos: al trabajo, la educación, la salud, techo digno y a tener oportunidades para mejorar en el futuro, se están restituyendo, el pueblo abriga esperanzas a tener una vida mejor.
Esta realidad contrasta con las pasadas experiencias del pueblo con la clase política criolla de nuestro país, plagadas de guerras,  traiciones y desencantos; haciendo que esto tenga mayor contundencia en la decisión de la gente, de por quien y por que votar.
Y si le agregamos que a los nicaragüenses ya no le metemos el mono con el cuento retorico del pasado de escasez, guerra, muerte (que no volverá), y que la gente viene entendiendo todo el re-juego político y conspiraciones de los cada día mas pequeños sectores de la clase política criolla y de algunos que por intereses mezquinos, no les importa ponerse al servicio de los mas diabólicos intereses foráneos, que a través de sus tenebrosas Agencias y ONG, proveen de manuales y recursos económicos, para conspirar y atentar contra el gobierno nacional, generar inestabilidad política, económica y por supuesto social, que permita condiciones para un nuevo enfrentamiento entre nicaragüenses, donde los grandes perdedores siempre seremos los nicaragüenses sencillos, humildes, trabajadores de la cuidad, del campo, estudiantes, amas de casa, adultos, adolescentes, niños, etc. Y los malos hijos de la patria como siempre, abandonaran el barco como las ratas que son cuando lo vean próximo a hundirse.
 
8-. Finalmente Estimado Lic. Miguel Mora el Pueblo de Nicaragua, este aguerrido pueblo que viene de menos a más, batallando por sus derechos, sembrando el presente con la mirada puesta en un futuro mejor. El pueblo de nuestros héroes y mártires, no importa cuál fue su forma de lucha, todos algún día soñaron a Nicaragua grande y prospera.
El pueblo también se ha confundido en algunos momentos históricos de sus luchas, confiando en políticos, partidos, gobiernos que no han interpretado su verdad y surazón, la de las grandes mayorías, gobiernos que se han quedado en el discurso, traicionando los más sagrados anhelos de libertad y progreso; porque las grandes mayorías del pueblo siempre estuvieron marginados por décadas, sin derecho a una educación básica, a la formación profesional, al conocimiento de sus derechos políticos yconstitucionales.
Pero el pueblo de Nicaragua viene dejando atrás ese oscuro pasado de ignorancia, recibiendo cada día la luz del conocimiento; porque un pueblo que no se educa, un pueblo ignorante, es presa fácil de los que quieren explotarlo, marginarlo, negarle su derecho a la vida, al futuro de sus hijos.
El pueblo de Nicaragua cree en sus derechos restituidos, cree en lo que le resuelve directamente su economía familiar, en la lucha por salir de la pobreza extrema, del hambre, de los problemas de salud, educación, trabajo, vivienda, etc. Cree en acciones concretas hoy manifiestas en iniciativas de programas sociales que alivian un poco sus agobiantes necesidades, mientras paralelamente gobierno, empresarios y sectores patrióticos trabajan conjuntamente en el desarrollo económico y futuro de nuestro país.
Cualquier discurso o propuesta de los políticos, empresarios, periodistas o medios de comunicación, que aspiren a gobernar en un futuro Nicaragua, que no tenga en su esencia teórica y práctica la restitución de los derechos del pueblo, de una verdadera democracia pinolera, de principios y valores nicaragüenses, de líderes que amen a su pueblo, que lo demuestren con un discurso y una práctica coherente con los intereses nacionales; seguro no tendrá eco, seguro no será tomado en cuenta a la hora de que el pueblo vuelva a las urnas a ratificar o elegir nuevos gobernantes. El pueblo es dueño de su verdad y su razón; es dueño de sus anhelos de libertad, es soberano en su decisión de quien le gobierna, ese es un derecho irrenunciable, que nadie le puede quitar.
9-. ¿Que todo esta bien? No, pero eso no significa que todo este mal, hay muchas cosas que van bien y muy bien. ¿Que podemos mejorar? Seguro, hay temas que hay que debatir y concertar, podemos y debemos dialogar, para concertar una agenda nacional, un proyecto de nación a corto, mediano y largo plazo. Hay que ser tolerantes y entender como dice usted que entre todos construimos la verdad, la verdad de las mayorías, la verdad y la razón de nuestro amado pueblo. Dios bendiga a Nicaragua y a sus ciudadanos.
Saludos sinceros.
Por Víctor Lezama/tele vidente