Una historia de mucha actualidad

El partido conservador histórico no participó en las elecciones de 1936
Fotografía/Archivo 100%Noticias

En mayo 1936, Anastasio Somoza García propina un golpe de Estado al presidente Juan Bautista Sacasa, pero estaba inhabilitado para ser candidato a la Presidencia porque la Constitución Política de esa época establecía que los militares no podían ser candidatos y Somoza García era el jefe de la Guardia Nacional con el rango de general.

Con el golpe de Estado, Somoza elimina a Sacasa y “pone a un presidente fantoche”; además, se presenta a las elecciones de noviembre de ese año 1936. El Partido Conservador boicotea las elecciones, pero a Somoza García no le importa.

LEA TAMBIÉN: El eclipse del régimen es en cámara lenta

El partido conservador histórico no participó en las elecciones de 1936. Tanto la tendencia de Emiliano Chamorro como de Carlos Cuadra Pasos se abstuvieron. Por lo tanto, el Partido Conservador pierde la personería jurídica y queda al margen de la legalidad jurídica.

Es a partir de ese momento, que Anastasio Somoza García pone en marcha el modelo político del “zancudismo político” y creando un partido conservador zancudo que participa en las elecciones de 1936.

Por su participación en la elección Somoza García le da al partido zancudo la misma proporción de diputados y senadores que habían obtenido el partido conservador en las elecciones de 1932.

Anastasio Somoza García fue a las elecciones y las gana bajo un estado de sitio en alianza con el Ejército de entonces; asume la Presidencia en 1937, pasa un año de muchas dificultades porque ningún país lo reconocía, así que en septiembre de 1938 Somoza García hace un pacto con Carlos Cuadra Pasos, dirigente del Partido Conservador.

En diciembre de 1936, Anastasio Somoza García es electo y en enero de 1937, al asumir la presidencia lo primero que hace es darle una serie de concesiones al gran capital de la época en exoneraciones y otras prebendas para gozar de su complicidad y neutralidad.

ADEMÁS LEA: Reflexiones sobre el régimen Ortega Murillo

A partir de enero de 1937, Anastasio Somoza García controla el Ejército, como el Congreso, el poder judicial y el electoral.

Anastasio Somoza García también gozaba del beneplácito del jefe de la iglesia católica de la época, el Arzobispo de Managua José Antonio Lezcano y Ortega (1865-1952).

No hay que olvidar que Anastasio Somoza García es declarado, a su muerte (1956), “Príncipe de la Iglesia” por el Obispo de Managua Alejandro González y Robleto (1884-1968).

La elección de Anastasio Somoza García no gozaba de la legitimidad necesaria para presentarse a nivel internacional como un presidente con todas las reglas de la ley.

En conversaciones, en el año de 1938, con la tendencia del Partido Conservador de Carlos Cuadra Pasos, acuerdan la auto-disolución del Congreso electo en las elecciones de 1936.

En septiembre 1938, Anastasio Somoza García legaliza al Partido Conservador (tendencia de Cuadra Pasos, y en contra de la tendencia de Emiliano Chamorro quien se encontraba en el exilio) y llaman a las elecciones de la Asamblea Constituyente que será electa y tomará posesión a finales de 1938.

La Asamblea Constituyente electa promulga la nueva constitución (abril de 1939) por medio la cual se toman dos medidas concretas: se institucionaliza el “zancudismo político” al institucionalizar una cuota de poder al partido que participe en las elecciones integrándose a la cultura política del país y Anastasio Somoza García legaliza su poder y por mandato constitucional se le prolongan su período presidencial por 10 años más (1936-1948).

A través de ese pacto, se legaliza el Partido Conservador que no se presentó a las elecciones del 36. Este pacto culmina en abril de 1939 con una nueva Constitución en la cual se establece un artículo transitorio por medio del cual prolongan el período presidencial de Somoza García por 10 años sin necesidad de ir a elecciones; entonces Somoza García es presidente hasta 1948 sin que mediara ningún proceso eleccionario. Con ese pacto estuvo de acuerdo el “gran capital” de la época y se establecieron relaciones “fraternas” con Estados Unidos.

Como consecuencia del pacto Somoza García-Cuadra Pasos del año 1938, el cual no se debe confundir con el pacto del año de 1948 de los mismos personajes; los norteamericanos lo invitan hacer una visita oficial a los Estados Unidos en mayo de 1939.

Los Estados Unidos lo reciben con todos los honores de su cargo, ya que como dijo el Presidente Franklin D. Roosevelt “Somoza puede ser un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.

RECUERDE LEER: La mentira se viste de rojo y negro

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ