Medardo Mairena: «No podemos dejar el país en manos de políticos tradicionales»

El excarcelado político y líder campesino Medardo Mairena, de 42 años, afirma que como colectivo están trabajando por la unidad, aunque descarta que en esta vaya estar el señalado corrupto del expresidente Arnoldo Alemán.

En esta entrevista revela las inconformidades del Movimiento Campesino, que tiene más de seis años de lucha contra la Ley 840, Ley del Canal, y que en abril 2018 decidió unirse a las demandas por libertad, justicia y democracia. Mairena señala las molestias con actuaciones de la Alianza, se refiere a los supuestos conflictos con la líder campesina Francisca Ramírez y sobre las acusaciones de ser una pieza del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

El Movimiento Campesino aún no es parte de la Coalición Nacional ¿por qué es tan difícil la unidad?

Tal vez difícil no es, pero tampoco es fácil. Desgraciadamente en Nicaragua estamos viviendo una dictadura y, lamentablemente, hay desconfianza entre los diferentes sectores y eso es un poco de lo que algunas veces lo dificulta. Lo otro es que hay muchas diferencias que han habido en otras épocas que son las cosas que hemos tratado, en este esfuerzo de unificación, de identificar lo que queremos y, cuando nosotros ya tenemos identificado lo que queremos, la lucha es que nos unamos en esos puntos de coincidencia. Una vez que se haya logrado y creo, es una propuesta del Movimiento Campesino, que debe ser una unidad sin exclusión, que es una propuesta que nosotros le he hemos dicho a la Alianza. En este momento el paso número uno es unirnos, después sería hacer un ejercicio democrático entre todos los sectores que conformemos la gran coalición y decidamos quién va a liderar la Gran Coalición.

Me habla de elegir quién va a liderar la futura Gran Coalición ¿si el movimiento campesino no queda liderando esa Gran Coalición ustedes no estarían dispuestos a formar parte de ésta?

Nosotros no andamos por interés a un cargo. Lo que nosotros queremos es que se respete la decisión de la mayoría. Esto que vivimos en Nicaragua es un problema de nación y todos aquellos que luchamos porque haya justicia y democracia, en el país nuestras propuestas deben ser tomadas en cuenta, nuestros esfuerzos deben ser incluidos. Al final que todos estemos unidos, a través de un proceso limpio, transparente y con reglas claras de cómo vamos a funcionar, tengamos identificado cuál va a ser la función de cada quién. No nos interesa quién sea el que va a liderar la oposición sino que este tenga legitimidad desde los territorios hasta la capital porque es así que nos vamos a sentir representados y nos incluímos en cada uno de esos esfuerzos para que todos nos sintamos parte de esa gran coalición.

Algunos de los miembros del Movimiento Campesino han informado que están en procesos de consultas para unirse a esta Coalición Nacional ¿Por qué no ha sido más rápido y cuándo estarán listos? ¿Hicieron ese mismo protocolo al unirse a la Alianza Cívica?

Nosotros creemos que ya para el 25 de febrero tendremos los resultados de nuestras consultas. Nosotros estamos escuchando a nuestros líderes territoriales. Nosotros, cuando fuimos llamados por la Conferencia Episcopal para participar del diálogo, llamamos al Consejo Nacional de Movimiento para elegir al representante de nuestro sector, entonces, fue así como fui elegido por las bases para representar a los campesinos en ese diálogo y, por ende, estar dentro de la Alianza. Ahora, la Coalición todavía no existe, lo que hizo la Alianza y la Unidad fue un lanzamiento para que inicie un diálogo entre todos los sectores y así se vayan integrando y así conformar la gran coalición. El Movimiento Campesino también está haciendo esfuerzos para poder lograr en conjunto la mejor manera en que todos nos sintamos representados.

Algunos integrantes del Movimiento Campesino refieren que en esas consultas les dan a elegir a la gente entre la Alianza, Unidad y ustedes como Movimiento Campesino ¿Por qué darle a elegir a la gente entre estas organizaciones si ustedes son autónomos y pueden estar dentro de la Coalición?

Nosotros no estamos poniendo a escoger a la gente. Nosotros estamos fortaleciendo nuestro Movimiento aún con aliados naturales que tenemos, aunque no se han integrado al Movimiento Campesino, pero que sí han estado con nosotros en la lucha como Movimiento Campesino, pero cuando la gente pregunta pues se les dice que hay opciones para los que quieran sentirse representados, entonces, al final de día lo que pretendemos es que, cuando ya tengamos la estrategia que podamos firmar, todos seamos parte de esa Coalición, no es que hasta ese momento se les va a dar a escoger.

Algunos miembros del Movimiento Campesino sienten que no se les ha tomado en cuenta en las decisiones que toma la Alianza Cívica ¿Se sienten excluidos como colectivo de las decisiones que se toman en la Alianza? ¿No se les da el espacio que se merecen?

Nosotros hemos dejado bien clara nuestra posición ante la Alianza Cívica y lo que no nos gusta también lo decimos de manera interna.

¿Pero ustedes sienten que hay cosas en las que no los toman en cuenta?

Pues, por ejemplo, la Alianza conformó la UNAB, cuando nosotros todavía estábamos presos . Luego que la conformaron tomaron la decisión de unificar la Alianza y la UNAB, contrario a los principios de la Alianza porque ésta se conformó de cara a un diálogo y es la que hemos reconocido como la instancia interlocutora de cara a un diálogo. Nosotros pensamos que la UNAB debió unirse a la Alianza y no se debió construir otro segmento aparte, entonces, fue por eso que nosotros dijimos que nosotros somos parte de la Alianza y no de la UNAB, no nos podemos poner dos sombreros a la vez. Lo que a nosotros no nos gustó fue cuando ellos decidieron que la Alianza formaba parte de la UNAB. Nosotros por eso cuando dijeron que se separaban lo vimos como un problema entre ellos porque nosotros somos parte de la Alianza y no de la UNAB. Entonces, en estos momentos lo que he visto que dentro de la Alianza y la UNAB, cuando tienen que tomar ciertas decisiones, como que se reparten los espacios diciendo si hay una actividad tienen que poner la mitad la UNAB y la mitad la Alianza, entonces, si en ese 50 por ciento el Movimiento Campesino no alcanza entonces no podríamos participar. Pero estas son cosas que se pueden solucionar a nivel interno y son por las que estamos luchando dentro para que nuestros espacios que nos correspondan podamos tener nuestra propia representación y al final tenemos un gran avance en estas últimas semanas.

Sabemos que están haciendo consultas pero ¿qué necesitan para estar dentro de esa Coalición?

Primero que las reglas estén claras, que nuestros principios como Movimiento van a ser respetados y que aunque seamos parte de la Coalición tengamos autonomía y podamos mantener nuestra identidad como Movimiento Campesino, que podamos funcionar -como lo hemos venido haciendo- sin obstáculos. Entonces, compartimos un objetivo, pero hay otros que no los compartimos, entonces, nosotros seguimos defendiendo nuestros principios por los que iniciamos.

¿Cuáles son esos principios que ustedes defienden?

Nuestro principio como movimiento social ha sido mantener nuestra autonomía. Segundo que haya transparencia dentro de la gran Coalición y que todas las decisiones que sean de interés nacional sean consultados en los territorios, para que escuchemos y sus propuestas sean tomadas en cuenta, que sean decisiones colectivas y no unilaterales.

A propósito de transparencia. El Movimiento Campesino sostuvo una reunión con los miembros del partido Ciudadanos por la Libertad y hay críticas porque consideran que intentaron mantenerla en secreto. Algunos negaron la reunión y otros no dieron entrevistas ¿Realmente querían mantenerlo en secreto?

Nosotros somos un Movimiento autónomo y decidimos con quién nos reunimos, pero no era una reunión secreta. Debo decir que no recibí ninguna llamada de un medio de comunicación y cuando miré las llamadas respondí y le di entrevista a Canal 10. Nosotros no tenemos nada que ocultar, no estamos en campaña, nosotros no fuimos a reunirnos con CXL de cara a elecciones sino por un mandato de los campesinos, que ellos quisieran ver una unidad entre CXL y PLC, entonces, sabemos que la Alianza ha conversado con CXL por lo que quisimos acercar de cara a ver cómo están pensando ellos integrar la Coalición y así ver los puntos de coincidencia. En ningún momento intentamos que fuera secreto, aunque tenemos las formas de hacerlo porque sabemos de la represión que estamos viviendo y tenemos nuestra forma de protegernos.

Luego de la reunión también han surgido señalamientos fuera de línea contra periodistas que informaron de la reunión que sostuvieron ustedes con CXL ¿es política del Movimiento Campesino señalar a quienes los critican como miembros de x o y partido?

En ningún momento. Las opiniones que puedan dar como individuo los miembros de nuestra organización no obedecen a los principios del Movimiento Campesino. Nosotros no hemos tenido ningún inconveniente con los periodistas. De mi parte sepan que si alguien se ha sentido ofendido por algo que dijo algún miembro pido disculpas. Es importante se sepa que no es política del Movimiento Campesino desprestigiar a nadie, al contrario, nosotros agradecemos el trabajo de los periodistas.

¿Cuál es su opinión sobre el MRS?

No tengo problemas ni con el PLC, ni con el MRS, ni con CxL como Medardo Mairena. Nosotros como Movimiento Campesino hemos dicho que queremos unidad sin exclusión, todos alcanzamos en esta coalición. Nuestra lucha no ha sido para cambiarle la ideología, credo religioso o raza a las personas. Nosotros luchamos por defender derechos humanos.

¿Es falso entonces que ustedes rechazan la UNAB porque en esta hay miembros del MRS?

Nosotros como Movimiento Campesino nunca hemos dicho que rechazamos la UNAB porque haya gente del MRS, que haya habido personas que se pronuncien a personalmente es una cosa, pero la realidad es que eso no es la opinión del Movimiento como tal. Pero es importante saber que el Movimiento Campesino pide reglas claras. Nosotros no quisimos ser parte de la UNAB porque no lo vimos necesario porque nosotros hemos peleado quedarnos desde la Alianza por la unidad. La demanda del pueblo es la unidad sin exclusión.

¿Cuáles son esas estrategias que como Movimiento plantean para enfrentar al régimen de Daniel Ortega?

En primer lugar el esfuerzo por la unidad. En segundo retomar las calles para ejercer presión, haciendo uso de nuestros derechos constitucionales y exigir que se pare esa matanza. En el campo nos están matando todos los días. Hay que actuar con más beligerancia. Es momento de deponer los intereses, siempre se los decimos a los diferentes movimientos, y luchar por Nicaragua para lograr esa gran coalición. Si lo estamos haciendo por Nicaragua vamos a lograr esa gran coalición y si no es así pues que se lo digan al pueblo para que tomemos una decisión porque no podemos caer, esto lo hemos dejado bien claro, en las manos de políticos tradicionales que son responsables del sufrimiento de este país.

¿Estaría entre esos políticos tradicionales Arnoldo Alemán?

Sí, como también hay del MRS y de otros partidos que no han podido manejar bien la política. El 70 por ciento de los nicaragüenses nunca hemos lidiado con lo que hace Ortega, muchos se han unido a la oposición y sean bienvenidos a la lucha, pero luchar por liberar o democratizar Nicaragua. Todos sabemos en este país quienes han tenido cargos públicos y dejaron mucho que desear. Creemos que es el momento en que podamos hacer ejercicios democráticos y quien venga a liderar este país sea alguien que simpatice con el pueblo. No estamos diciendo de qué partido, gremio o de este movimiento sino que sea la decisión de la mayoría.

¿Creen que por separado, como Movimiento Campesino, podrían vencer a la dictadura de Daniel Ortega?

Si eso quisiéramos o creyéramos no estaríamos haciendo esfuerzos por lograr esta gran coalición. Nosotros hemos buscado la unidad desde que en el 2013 empezamos la lucha contra el Canal, desde entonces hemos clamado por la unidad y hemos venido a decir a los managuas que no se sigan equivocando, que no vamos a aceptar imposiciones en los territorios porque aquí una cosa es que seamos críticos y al final hagamos lo mismo que los otros hicieron, poniendo a sus líderes y no a los verdaderos líderes de esos territorios. Debemos de someternos a lo que diga el pueblo, que decidan si quieren a personas que no han sido señaladas por actos de corrupción, que ellos decidan, porque de lo contrario este país ha sufrido tanto y si caemos en manos irresponsables es probable que se vuelva a lo mismo.

En el momento de las elecciones y en caso que no haya un partido ¿estarían ustedes dispuestos a participar junto a los partidos tradicionales acusados de pactista o se unirían a la Coalición?

Nosotros siempre hemos dicho que tenemos que tener más reglas bien claras porque no es una casilla la que nos va a sacar de esta crisis a Nicaragua. ¿De qué nos sirve ir en una casilla nueva que va a estar en las manos de políticos que tienen un antecedente, que no hicieron lo mejor en su momento? De nada nos serviría porque van a ir con los mismos vicios de siempre, con las mismas mañas de siempre para controlar el poder político, el poder económico de este país. Lo que nosotros necesitamos es que la casilla en que se vaya a correr sea una decisión conjunta de la gran coalición, pero que sea con reglas claras, sin exclusión a nadie.

¿Cuál es su opinión del liderazgo de doña Francisca? Sabemos que en algún momento han tenido ciertas diferencias.

Yo nunca he tenido diferencias con doña Francisca. Para nadie es un secreto que el Movimiento Campesino tiene sus reglas para funcionar. En su momento cuando nos organizamos nosotros nombramos como coordinador a Octavio Ortega, una vez que se le terminó su periodo nosotros nombramos a doña Francisca como coordinadora del Movimiento Campesino y la respaldamos en todo su periodo de coordinadora y, posteriormente, decidimos hacer otro ejercicio democrático y salí electo yo, pero eso fue decisión del Movimiento. Ahora, lamentablemente, a ella le tocó el exilio y por eso es que no la vez aquí en Nicaragua.

Muchos le han señalado en varias ocasiones de tener vínculos con el PLC ¿Obedece a algún partido?

Yo lo he dicho públicamente y no importa las veces que tenga que dejarlo claro porque la realidad es que yo no tengo cargo en ningún partido político. Desde que asumí la responsabilidad en el Movimiento Campesino yo milito en el Movimiento Campesino. Algunos han sacado fotos de cuando asumí la concejalía regional, que salí electo por los campesinos y a ellos me debí ese tiempo, y ahora que me encuentro en el Movimiento Campesino obedezco a ello también.

¿No es cierto entonces que obedezca sea una pieza de un partido político?

No tengo por qué obedecerle a nadie y nos hemos opuesto a un régimen que tiene las armas porque lo que no está correcto no lo está y no estamos luchando para ser títeres de nadie. Nosotros luchamos por nuestra propia inclinación por las cosas que nosotros creemos, por lo que sabemos que tenemos que hacer y porque sabemos nuestros deberes y derechos, luchamos por nuestra familia, por nuestra tierra, por nuestros derechos.

¿Qué opinión tiene de Arnoldo Alemán?

No te pudiera decir que puedo opinar. Él (Alemán) vive su vida como el la quiere vivir. En lo personal hago lo que creo correcto hacer que es enfrentar una lucha para defender derechos humanos, no tengo nada encontra de nadie. Así como Arnoldo cometió sus errores hay otros que están en oposición y han cometido sus errores y tienen que rectificarlos y por eso nosotros hechos dicho que tenemos bien claro hacia donde vamos.

¿Creee que Alemán podría estar dentro de esa unidad sin distinción que propone el Movimiento Campesino ?

Yo creo que Arnoldo no está interesado en estar. En esta lucha del Movimiento Campesino nunca ha sumado ni ha restado porque el Movimiento Campesino es apolítico hasta este momento. Lo que creo es que nosotros tenemos que construir y ver hacia delante y no quedarnos criticándonos. Hay otros que al igual que Arnoldo han cometido errores y son parte de la oposición, no estoy defendiendo a Arnoldo, pero es la realidad.

Medardo Mairena nació el 30 septiembre de 1978 en Nueva Guinea.

Antes de la crisis se dedicaba a sembrar frijoles y raíces en la finca que tiene en Punta Gorda.

Culminó primaria y solo logró terminar primer año de secundaria, pero ha llevado varios diplomados de liderazgo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ