Otro asesinato de indígena Mayagna en el caribe norte de Nicaragua, se contabilizan trece en lo que va del año

"Un saldo de al menos 13 hombres asesinados, 5 heridos, dos de ellos con con efectos permanentes como paraplejia y la amputación de una pierna, 2 hombres secuestrados, 2 agresiones contra niñas indígenas Miskitu" reporta el Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas (CALPI)

El joven Mayagna Michael López Rivera de 18 años de edad fue asesinado a "sangre fría" el pasado 6 de diciembre a las 2 de la tarde en la comunidad de Nawahwas, Territorio Mayagna Sauni Bu, ubicado en la Reserva de Biósfera de Bosawás, del caribe norte de Nicaragua.

El Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas (CALPI) confirmó que el joven muerto sería treceavo asesinato de indígenas en Bosawás. Según esta organización existen dos versiones sobre el móvil del asesinato y temen que la verdad "quede en la impunidad" por la "omisión estatal de investigar los asesinatos, amenazas, secuestros, desapariciones forzadas, violaciones sexuales, y ataques".

Leer: Una guerra silenciosa en Nicaragua: masacran a indígenas para despojarlos de sus tierras

 Destacan que desde el año 2015 se sostiene ese mismo patrón de violencia sistemática contra miembros de las comunidades indígenas y contra quienes defienden, individual y colectivamente, los derechos de los pueblos Miskitu y Mayagna, en la Reserva de Biósfera de Bosawás y la cuenca del Río Coco (Wangki) en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua.

"Los ataques contra los indígenas han sido perpetrados por colonos armados, los que durante este año 2020" dice CALPI que estos ataques dejaron hasta la fecha "un saldo de al menos 13 hombres asesinados, 5 heridos, dos de ellos con con efectos permanentes como paraplejia y la amputación de una pierna, 2 hombres secuestrados, 2 agresiones contra niñas indígenas Miskitu, de la que una de ellas resultó con un tiro de arma de fuego en la mandíbula causándole problemas para ingerir alimentos y dejándole una cicatriz en el rostro, mientas la otra fue secuestrada; así como causado el desplazamiento forzado de más de 30 familias miembros de la comunidad Miskitu de Sangni Laya".

Leer más: Nuevo ataque de colonos a comunidad miskitu, tras amenaza de guerra

Seguú el Centro de Asistencia Legal, la violencia contra los indígenas tiene como objetivo la usurpasión de sus tierras que históricamente han ocupado, "aprovechando la inseguridad jurídica causada por la omisión estatal  de implementar la etapa del saneamiento", para determinar los derechos de propiedad de terceros en los territorios indígenas que es la última etapa de proceso de titulación realizado por el Estado de Nicaragua entre el 2005  y 2011 sobre 23 territorios indígenas.

CALPI recuerda que los indígenas huyen de sus territorios que son ocupados por colonos que se dedican al "tráfico ilegal de recursos naturales y tierra indígenas". 

"Además, del extractivismo facilitado a empresas forestales, mineras, pesqueras y el acaparamiento de tierra para el monocultivo de la Palma Africana. Todo lo anterior causa el desplazamiento forzado de los indígenas debido a la destrucción de los medios de vida de estos pueblos y al temor de ser asesinados" denuncia CALPI en una nota de prensa. 
 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ