SEPULTAN EN NICARAGUA A NIÑO ASESINADO EN COSTA RICA

Los Chiles- Costa Rica/ El cuerpo del niño que murió  golpeado y torturado con agujas a manos de su padrastro en Costa Rica, fue enterrado este sábado al mediodía en el cementerio de Puerto San Carlos, en Nicaragua. Los restos del pequeño de dos años llegaron al puesto de Tablillas de Los Chiles, en Costa Rica,  a las 4:15 p.m. del viernes a bordo de un pick-up del Patronato Nacional de la Infancia, PANI, que lo llevó desde la Medicatura Forense, en Heredia. Un tío materno y una tía paterna del niño viajaban con el cuerpo del niño,  cuya autopsia determinó que la causa de muerte fue una lesión en el páncreas, por los golpes recibidos. La directora de la oficina del PANI en Los Chiles, Natalia Murillo, entregó en Nicaragua los restos a personeros del Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez, Mifamilia. Una vez que el cuerpo dejó Costa Rica, le esperaba un recorrido de 30 minutos en carro hasta la casa de su abuela materna, donde sería velado por familiares. El  féretro no fue abierto en la zona fronteriza, donde la Fuerza Pública de Los Chiles acordonó unos 40 metros e impidió el libre tránsito de fotógrafos, camarógrafos y periodistas. José Domingo Cruz, jefe de la Fuerza Pública en Los Chiles, justificó diciendo que era una zona de seguridad que debían respetar. También los pobladores de La Virgen de Los Chiles, donde ocurrió el crimen, no pudieron despedirse de él,  porque pese a que  esperaron durante más de ocho horas la llegada del cuerpo, ni se acercaron,  por la aparente premura de sus tíos. Alexander Ramírez, quien junto a otra vecina organizó una colecta, manifestó que en el pueblo quedaron varios arreglos florales y un dinero que habían recogido para la familia afectada. La  madre del menor, una  nicaragüense,  y el padrastro,  están detenidos como supuestos  responsables del delito, pues tras análisis médicos se constató que el bebé fue abusado tanto física como sexualmente. “La verdad no me puedo explicar cómo ese hombre agredía a ese niño, yo nunca escuché nada, pero el día que pasaron las cosas me quedé muy extrañada, porque vi a la mamá dándole un baño, pero el bebé no se movía y estaba muy flácido”, relató Norma Laguna, vecina de la pareja, quien delató al hombre responsable del crimen. FUENTE: LA NACION, DIARIO EXTRA Y END