COMER LE CAUSÓ LA MUERTE

Armando Leiva Pineda, de 58 años, falleció luego de tragarse un palillo puesto en un taco flauta, el cual le provocó daños en el sistema digestivo e infecciones en varios de sus órganos. Santana Cerrato, esposa de la víctima, manifestó que su esposo compró los tacos flauta en un puesto de comida ambulante para compartirlos con ella y sus dos hijos. A la hora de comer, los menores retiraron otros palillos de sus platos, pero tanto su madre como su padre aparentemente no encontraron ninguno. Las complicaciones empezaron a los dos días cuando Leiva Pineda presentó dolores en su zona intestinal ya que sentía que tenía algo atravesado. Los dolores se apaciguaron luego de que el hombre fue varias veces al baño y logró evacuar el objeto extraño. Sin embargo, los dolores se volvieron más fuertes, por lo que al asistir al médico, este detectó que el hombre tenía daños en el recto y una infección, las cuales le provocaron la muerte.