TRASLADARÁN A MÁS JEFES DE PANDILLAS

El traslado de más cabecillas de bandas criminales a cárceles de máxima seguridad continuará en las próximas horas, informaron las autoridades. El reordenamiento seguirá tras el traslado de 51 peligrosos líderes de maras que prácticamente se habían apoderado de los centros de reclusión. La advertencia la hizo ayer el titular del Instituto Nacional Penitenciario (INP), coronel Francisco Gálvez Granados, quien reiteró que se impondrá la ley en todas las cárceles del país. Esta semana, el Gobierno inicio un proceso de traslado de reos peligrosos a celdas de máxima seguridad en la Penitenciaría Nacional de Támara y en batallones de las Fuerzas Armadas. Con esto se busca evitar que se sigan cometiendo crímenes planificados y ordenados desde las cárceles, en las que los líderes de pandillas han venido gozando de una serie de privilegios. Para el caso, tras la violenta revuelta ocurrida el miércoles en el penal de San Pedro Sula, quedó al descubierto que los jefes de maras tenían a su disposición armas, drogas, teléfonos, computadoras, dinero y otra serie de comodidades. En el traslado, tres reclusos perdieron la vida y más de 30 resultaron heridos, al igual que seis miembros de la Policía Militar. “Este trabajo de traslado de cabecillas continúa, lo que hemos visto es solo el principio. Lo hemos implementado en los dos centros penales más importantes del país, pero vamos a los otros centros”, aseveró Gálvez Granados. Afirmó que “ya tenemos algunos cabecillas identificados y seguimos trabajando en ese propósito. Ustedes se van a enterar en el transcurso de estos días de que hay más trabajo que hacer”, indicó. El titular del INP explicó que la estructura delictiva tiene jerarquías y se ha procurado sacar a los líderes de los centros penales; no obstante, se están tomando acciones para que no surjan nuevos líderes. Sobre el particular, el secretario del Interior, Rigoberto Chang Castillo, anunció que en las próximas horas se comenzarán a hacer los primeros traslados de reclusos al centro de El Porvenir, Francisco Morazán. La cárcel fue inaugurada en febrero pasado por el presidente Juan Orlando Hernández con una inversión de alrededor de 100 millones de lempiras y tiene una capacidad para 1,900 reclusos. “El sistema penitenciario nacional ha estado abandonado durante mucho tiempo y hasta ahora es que nosotros estamos invirtiendo en cuestiones de mejoramiento de las instalaciones físicas y capacitación de los agentes penitenciarios”, sostuvo Chang Castillo. “La cárcel de El Porvenir está concluida. La orden ya se dio y los traslados de privados de libertad serán en los próximos días”, afirmó.

  LA PENSA DE HONDURAS