INDAGAN SOBRE SALUD DE COPILOTO SUICIDA

El piloto Andreas Lubitz, quien estrelló el avión de Germanwings en los Alpes franceses, sufrió una fuerte depresión hace seis años y estaba bajo seguimiento médico, reveló la prensa alemana ayer. El piloto estaba desde entonces bajo vigilancia “médica especial y regular”, sostuvo el diario. Lufthansa, casa matriz de la aerolínea de bajo costo Germanwings, informó de ello a la autoridad alemana de supervisión del transporte aéreo, la Luftfahrt-Bundesamt (LBA). Andreas Lubitz, a quien sus allegados describen como una persona deportiva y “muy competente”, había sufrido “depresiones y crisis de angustia” durante sus estudios de piloto, iniciados en 2008, indicó el Bild. Había dejado estudios Lubitz había interrumpido sus estudios “durante cierto tiempo”, pero luego los retomó, los terminó sin problemas y comenzó a trabajar en 2013, explicó el jueves el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr. Lubitz superó todos los tests, incluidos los psicológicos, previos a la contratación, dijo Spohr. La investigación, dirigida por la justicia francesa, se extendió el jueves a Alemania después que el fiscal francés Brice Robin revelara que la catástrofe se debió probablemente a un acto voluntario del copiloto. Según el fiscal, Lubitz aprovechó la ausencia por unos minutos del comandante del vuelo para encerrarse en la cabina de pilotaje y proceder a las maniobras para estrellar el avión. Capitán usó hacha Según el diario Bild, el comandante del vuelo intentó derribar la puerta con un hacha sin lograrlo. A las 10:53 locales del martes, el avión se estrelló provocando la muerte de las 150 personas que iban a bordo, entre ellas 75 alemanes y 51 españoles. La policía alemana allanó el jueves un apartamento de Lubitz en Düsseldorf (oeste) y se incautaron documentos. “Durante la inspección del apartamento del copiloto, hemos recogido pistas. Se trata de diferentes objetos y papeles”, afirmó un portavoz de la policía de Düsseldorf, Marcel Fiebig. Fuente: END