HONDUREÑA ENCUENTRA A SU HIJA EN VERACRUZ 8 AÑOS DESPUÉS

None
Wendy Suyapa Mencina emigró de Honduras hace 8 años rumbo a los Estados Unidos. En Tegucigalpa dejó a su madre, Tomasa, y a otros doce hermanos. La pobreza, el hambre y la violencia la obligaron a marcharse y dejar todo atrás. Pero después de dos ingresos ilegales a los Estados Unidos fue encarcelada. Pasó cinco años en la cárcel sin poder comunicarse con su familia y allí fue cuando su mamá no supo más de ella. Tomasa Gómez se unió a la Caravana de Madres en busca de sus hijos Migrantes desaparecidos en México y después de tres años de visitar ese país para dar con pistas de su hija, ayer, bajo la cúpula de la Catedral de San José, Coatzacoalcos, Veracruz, ambas se encontraron después de ocho años. “Qué bueno que te veo, hija mía, tantos años de buscarte, nunca perdí la esperanza ni la fe en la Virgen de Suyapa de que algún día te iba a encontrar”, dijo una emocionada Tomasa. Este es el segundo encuentro de un migrante hondureño gracias a la Caravana de madres centroamericanas. Hace 3 días Paulina Gómez encontró a su hijo Javier Jovel en Tabasco, luego de 10 años.   LA PRENSA DE HONDURAS