CIUDADANOS NO SALEN DE LA CONMOCIÓN POR ASESINATO DE UN MENOR EN HONDURAS

None
El asesinato de Gabriel Antonio Pérez de 10 años en Tegucigalpa Honduras, ha conmocionado a la ciudadanía de Nandasmo. La víctima de procedencia granadina, viajó al vecino país en compañía de su padre para vender dulces. “Mamita ando trabajando con mi papá”, fueron las últimas palabras que dirigió a su madre por vía telefónica. “Pero nunca imaginé que le fuera pasar esto a mi niño”, dijo con voz entrecortada María Mercedes Martínez, madre de menor, en declaraciones al periódico hondureño El Heraldo. Los vecinos del menor conocido como “chimbomba”, aseguran que era alegre, pese a identificar signos de trastorno bipolar. “Él podía jugar con vos, pero de pronto se enojaba y eso mismo ocurría con la escuela, un día iba y el otro no. Pero era muy querido acá en el pueblo, porque hasta se subía a los camiones repartidores y se iba dar una vuelta por la ciudad”, relató Ricardo Noel Pérez, tía paterno del menor. Gabriel es recordado por haber sido un niño alegre, bailador empedernido y asistente frecuente de las fiestas, por ello le llamaban “chimbomba”. Su trágica muerte aún no se ha aclarado por las autoridades hondureñas que encontraron su cuerpo con signos de violencia sexual en unos matorrales del río Choluteca, Comayagüela, la mañana del domingo. “Como familiares del niño, exigimos justicia aunque no todos estemos en el proceso, pero las autoridades hondureñas deben de dar con el paradero del o de los autores de este horrendo crimen que ha estremecido a nuestro municipio. Al responsable o responsables debe caerle el peso de la ley terrenal, pese a que de la divina no escaparán”, exigió Pérez.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ