HERMANAS NICAS MANEJABAN PROSTITUCIÓN, ESCLAVITUD Y ABORTOS EN MURCIA, ESPAÑA

La Policía de Nacional de Murcia, España detuvo a un grupo de 15 personas, entre estas dos hermanas nicaragüenses acusadas de los delitos de trata de personas, prostitución, aborto ilegal, entre otros delitos.

Según el medio español Columna Cero, en noviembre de 2016, se supo que en Murcia se instaló un grupo de nicaragüenses llevadas por las hermanas de forma ilegal, para trabajar en labores domésticas. Esto a cambio de una deuda difícil de saldar.

La investigación de las autoridades arrojó que las dos hermanas captaban a las mujeres cuando venían a Nicaragua, todas las víctimas pertenecían al mismo pueblo, y algunas tenían parentesco con sus explotadoras. Además, tenían cargas familiares y una precaria situación económica.

Las hermanas, bajo la promesa de conseguir a sus víctimas un trabajo como empleadas de hogar, las animaban a venir a España prestándoles 3 mil o 3 mil 500 dólares, de los que una parte se destinaba a la compra del billete de avión y otra para acreditar medios de vida en la frontera. Las hermanas se encargaban de todos los preparativos y gestiones, para que las mujeres captadas se hiciesen pasar por turistas y burlar os controles fronterizos, con el fin de entrara ilegalmente en Europa.

A algunas de las víctimas se les hizo firmar un contrato de compra-venta de determinadas propiedades en Nicaragua, de forma que si las mujeres trasladadas a España no devolvían el dinero, las hermanas se quedaban con el bien cedido.

Cuando las víctimas entraban en España, eran llevadas a un domicilio de la capital murciana, les quitaban el dinero prestado, las alojaban temporalmente en la vivienda, en condiciones de hacinamiento hasta que se les encontraba un trabajo doméstico, debido al salario precario no cubrían su deuda, por lo que algunas de ellas optaban por prostituirse.

Los agentes identificaron a los 15 detenidos: cuatro hombres y 11 mujeres, de entre 28 y 56 años, naturales de Guinea, Marruecos, Bélgica, Nicaragua, Bolivia y España, por su implicación en la captación, traslado, recepción y explotación de mujeres.

Además, se descubrió la práctica de abortos a las víctimas que se quedaban embarazadas. Las cabecillas de la banda criminal, daban pastillas cuyo uso clínico sí es lícito con otra posología y dosificación, para provocar abortos, en algunos casos a mujeres en un estado de gestación superior a los cuatro meses, luego enterraban a los fetos.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ