ADMITEN ACUSACIÓN CONTRA POLICÍA QUE HABRÍA VIOLADO A JOVEN

El juez Tercero Especializado en Violencia, Edén Aguilar, admitió la acusación y dejó en prisión preventiva al policía Lester Chévez acusado de violación agravada y lesiones psicológicas, contra una joven de 22 años de iniciales J.S.M.V. El abuso se habría dado la madrugada del 28 de marzo, en una oficina de la Policía del Distrito Dos de Managua, según la acusación que presentó la Fiscalía, indica que “el policía se desempeñaba como oficial de inspecciones oculares y sacó a la joven de la celda a la 1:00 de la madrugada y la llevó a una oficina de la delegación policial, donde primero le pidió 15 mil córdobas para ayudarle a resolver el caso de droga del que era investigada la joven. El oficial hasta le facilitó el teléfono a la joven para que llamara a su padre y este llevara el dinero para cerrar el caso de droga. Como transcurrió una hora y no llegaba el padre de la joven a dejar el dinero, el policía Léster, en la oficina, quiso besar por la fuerza a la joven, después le levantó la blusa y le succionó los pechos; posteriormente le bajó el pantalón y por encima del blúmer le mordió las partes íntimas, le metió un dedo de la mano en la vagina y finalmente la obligó a que le practicara el sexo oral”, detalla la acusación fiscal. Asimismo, la joven denunció que fue víctima de maltrato psicológico de parte de oficiales de El Chipote, quienes le pusieron de frente al presunto violador, después que este intentó suicidarse en una celda de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ). “Estando en El Chipote, seis días, enferma y sin que me pasaran medicamento y sin nada, ese hombre (Lester) se ahorcó (intento de suicidio), y me lo llevaron a mi celda y me lo tuvieron de frente y como yo estoy en estado depresivo y honestamente me siento con pena moral, por lo que me hizo hacerle, me lo tuvieron de frente, incluso una de las oficiales me dijo que si yo lloraba como que yo estaba mintiendo, que mis lágrimas eran de cocodrilo”, dijo la víctima. Por su parte, la madre de la joven, manifestó que siente que se está haciendo justicia al acusar al policía que violó a su hija. La joven estaba detenida en la Policía del Distrito Dos de Managua porque la tarde del 27 de marzo, cuando iba en el asiento del copiloto de un taxi por una calle del barrio Edgard Lang, de la capital, en la requisa le encontraron 8.6 gramos de cocaína que llevaba oculta en la bolsa delantera izquierda del pantalón.

 © 100% Noticias ¡Con primicias a toda hora!