GOBIERNO ACUSA A OBISPOS DE PROPICIAR UN GOLPE DE ESTADO POR PEDIR ELECCIONES ADELANTADAS

Este miércoles, durante la cuarta sesión del Diálogo Nacional, los representantes del gobierno acusaron a la Conferencia Episcopal de propiciar un golpe de estado por mencionar la petición de la sociedad civil que exige elecciones adelantadas en Nicaragua, como uno de los principales temas en la agenda de la mesa del diálogo. El primer punto planteado por la Conferencia Episcopal, fue la democratización, la cual exige “elecciones libres y mecanismos constitucionales para la celebración de un proceso electoral justo y transparentes”, título que incorpora un “adelanto y convocatoria a elecciones generales de autoridades sujetas a elección popular”. Luego de que Monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, planteara el tema, el canciller de la república, Denis Moncada, señaló que la agenda presentada no es más que el diseño de una ruta para un golpe de estado y que no era legítima para seguir en discusión. “Estamos trabajando con una agenda no consensuada, esta no es una agenda aprobada para seguir la discusión, aquí tenemos una dificultad en seguir trabajando con el procedimiento de este diálogo, por tanto, solicito que retomemos realmente analizar los puntos de los tranques”, dijo Moncada. Por su parte, el Dr. Carlos Tünnermann, defendió la posición de la sociedad civil, alegando que la agenda no es una ruta para un golpe de estado, sino para un cambio democrático. “Esto es lo que la sociedad civil organizada ha solicitado desde hace 11 años sin haber sido escuchada y los que menos han sido escuchados son los campesinos y las comunidades indígenas, esta agenda es muy apropiada para un diálogo nacional de altura. Para que esta agenda sea discutida, se ha pagado un gran saldo de sangre”, sostuvo Tünnermann. Por otro lado, Lesther Alemán del Movimiento Universitario 19 de Abril, destacó que “la primera agenda ninguno de ustedes la deslegitimó y era general. Esta no es una agenda de golpe de estado, porque el primer golpe de estado lo dio el presidente Ortega al quitar la institucionalidad de este país”. En la segunda parte del diálogo, Monseñor Silvio Báez recalcó que la agenda coincide con los puntos que las partes han presentado, dejando claro que el trabajo realizado por los obispos es de carácter imparcial. “Esto no es un golpe de estado, es muy grave esa acusación contra la comisión episcopal mediadora, un golpe de estado es la toma del poder político de un modo repentino y violento de parte de un grupo de poder vulnerando la legitimidad institucionalidad. Aquí hay una crisis política en Nicaragua”, mencionó. La Conferencia Episcopal reiteró que el gobierno debe cumplir las recomendaciones de las observaciones preliminares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

© 100% Noticias ¡Con primicias a toda hora!