Congelamiento del precio de combustibles con fines electoreros, después de votación vuelven a subir

Economistas y pobladores afirman que la medida gubernamental no beneficia en nada a los nicaragüenses.
Confidencial

Doña María Inés García es una ama de casa que desde hace más de 30 años se ha dedicado a la venta de tortillas en Managua. Con este negocio logró sacar adelante a sus hijos cuando su pareja falleció. 

La jefa de hogar dice que cuando inició a vender tortillas le iba muy bien porque antes usaba leña para cocinar este bastimento y cuando la leña comenzó a incrementar de precio comenzó a usar gas.

Lea: Desertor del Ejército de Nicaragua pide asilo político en Estados Unidos

Esta ama de casa de 65 años de edad dice que ahora contempla volver al uso de leña porque el costo del tanque de gas está “por las nubes” y cada vez se le dificulta comprarlo.

“Antes el gas estaba barato y uno dejaba de ver ganancias. Ahora está más caro y si usted me pregunta si este negocio es rentable, la verdad que hace años dejó de serlo porque si uno usa leña o gas, ambos están caro y ya ni se diga el precio del maíz y la molida que ha subido una exageración”, cuenta García a 100% Noticias.

Esta señora lamenta que los precios del tanque de gas se hayan congelado temporalmente “cuando el gobierno bien podía subsidiarlo para que bajara de precio”, cuenta mientras se sienta en un pequeño banco de madera.

María Inés dice que con lo poco que gana, se le dificulta comprar los alimentos del día a día. “Todo está caro, con lo poco que uno gana ya no se ajusta para comprar la comida de la casa. Ojalá esto mejore pronto porque de ser así, me veré obligada a cerrar el caramanchel”, afirma con voz tajante.

De manos atadas

Por otro lado, en la misma circunstancia se encuentran los taxistas, quienes expresaron que el congelamiento de los precios de la gasolina tienen más fines electoreros que de solución a los problemas económicos de los nicaragüenses.

Lea más: El gran capital después del 7 de noviembre

“Si el gobierno quisiera ayudar en la economía del país, tiene dos opciones para hacerlo, la primera es que disminuyan los precios de los combustibles y la segunda es por medio de subsidios, con esta congelación, al pasar las elecciones del siete de noviembre podrían volver a subir de un solo golpe”, explicó el joven José Manuel Ruíz, quien es padre de una menor de 3 años de edad.

Ruíz dice que la congelación en los precios del combustible no garantiza estabilidad económica en su hogar.

“Si la gasolina baja, las empresas bajaran los costos de los productos, pero desgraciadamente nadie vela por nosotros. ¿Por qué hasta ahora esta medida de congelar los precios cuando Daniel Ortega decía que no podría hacer nada porque los precios internacionales no los regulaba él y a pocos días de las elecciones lo hizo?”, cuestiona el taxista de 31 años de edad.

“Si la gasolina bajara, nosotros le bajamos a la carrerea de taxi y veríamos un poco más de ganancia, pero eso no ocurre”, lamentó Ruíz.

Rebaja con fines electoreros

100% Noticias conversó con un economista, quien pidió el anonimato por temor a represalias del régimen y este explicó que la disposición del gobierno de Ortega y Murillo “son una medida electoral que busca recoger o rescatar votos”, detalló el economista.

Lea además: EEUU dona vacunas a Nicaragua por primera vez y envía más dosis a Honduras

“Me parece una medida demasiado tardía porque realmente no resuelve”, coincide el experto en finanzas.

El economista sostuvo que “el hecho de que Ortega congele el incremento del precio quiere decir que van a seguir aumentando, pero de momento no se va a hacer. Lo correcto hubiera sido decir que se va a bajar el costo del combustible al precio que realmente corresponde con los precios internacionales del petróleo que serían 30 córdobas por litro y eso que todavía pagándolo alto”, puntualizó el economista.

De acuerdo con el experto, años atrás, en Nicaragua los conductores pagan el litro de gasolina entre los 24 y 25 córdobas cuando el barril de petróleo andaba por los 100 dólares a nivel internacional.

“Aquí lo que hay es una serie de falsedades e información oculta, aquí no se ha dicho realmente cual es la situación de los hidrocarburos en nicaragua, cuáles son los costos de producción, de los costos de importación de la gasolina y eso ha distorsionado todo el mercado”, añadió.

Gobierno se contradice

El economista también detalló que con la normativa gubernamental, no hay beneficios para nadie y que el régimen se contradice al intervenir en un libre mercado y congelar los precios.

“El gobierno ha estado repitiendo que los costos del petróleo no son regulados en el mercado, solamente los del gas butano y nosotros vemos que el gas butano se ha disparado considerablemente pese a que los precios golpean al ciudadano de a pie. El precio del tanque de gas está golpeando a todos los hogares nicaragüenses que consumen gas butano”, detalló el financiero.

Lea también: Dictadura orteguista asedia al Cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes

El experto en finanzas teme que las personas que habían dejado de usar leñas para echar tortillas vuelvan a este método que vendría a dañar al medioambiente.

“Esto no tiene beneficio para nadie, el precio del combustible esta elevado y es un golpe durísimo. La población no está ganando nada con este congelamiento, que además no tiene justificación. Con esto el gobierno lo que muestra es sus grandes contradicciones en el respeto al marco legal del país porque por un lado dice que no tiene nada que ver y por otro lado manda a regular” finalizó el economista.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ