EL PAPA FRANCISCO LLEGÓ A BOLIVIA EN LA SEGUNDA ESCALA DE SU GIRA POR SUDAMÉRICA

None
  Tras su visita a Ecuador, el papa Francisco llegó hoy a La Paz, en Bolivia, donde fue recibido en el aeropuerto El Alto por el presidente Evo Morales. Se convierte así en el segundo pontífice -luego de Juan Pablo II (1988)- en pisar tierra boliviana, donde se calcula que el 78% de la población es católica. Francisco viajó en una nave de Boliviana de Aviación, tal como es su costumbre de usar aviones de bandera del país al que visita. Aterrizó poco después de las 17 horas locales. Allí lo esperaban miles de personas. Otras tantas colmaban las avenidas de La Paz, ciudad de 3.600 metros de altura. Morales le obsequió a Francisco una chuspa, una bolsa indígena con hojas de coca para que mastique y evitar los efectos de la altitud. El Papa ya había dicho que tenía intención de consumir esta hoja, típica de la zona. Una multitud, con muchas personas cantando y orando, se reúne desde esta mañana en el campus papal preparado junto al aeropuerto de El Alto, donde aterrizó el vuelo de Francisco. De igual forma, miles de bolivianos, acompañados por extranjeros de Chile y Perú, se han congregado con banderas de Bolivia y del Vaticano en la plaza Murillo de La Paz, donde están los palacios de la Presidencia y del Parlamento y la Catedral Metropolitana. El sumo pontífice visitará el denominado Palacio Quemado para reunirse con el presidente Evo Morales y después la catedral para celebrar un encuentro con instituciones de la sociedad civil. "Con mucho cariño estamos esperando al papa. Dios nos bendijo y no hemos sentido mucho frío", dijo a los medios una joven que formaba parte de un grupo que, pese al frío invernal, pasó la noche en una carpa en una avenida, por donde pasará el vehículo del papa. El boliviano Vladimir Montecinos, un activo laico formador de jóvenes católicos en La Paz, animaba hoy con su guitarra y cánticos a quienes esperaban en la avenida Mariscal Santa Cruz ver al papa. Montecinos recordó que el 8 de mayo de 1988 también vio el paso de Juan Pablo II, lo cual, según dijo, le cambió la vida. "Yo era ateo, era persona que no creía en Dios, odiaba a Juan Pablo II, pero lo vi pasar por segundos el 8 de mayo de 1988 y mi vida cambió. Creo en Dios. No me cambio por nadie", declaró Montecinos a la red de televisión ATB. Una mujer mayor, Modesta Verastegui, dijo al mismo medio que hará peticiones a Francisco para que mejore su salud, ya que ha perdido la vista, y expresó su deseo de que el papa le diga al presidente Morales que "es muy importante" solucionar los problemas de sanidad. Debido a la altitud de La Paz, situada a 3.600 metros sobre el nivel del mar, Francisco solo estará cuatro horas en esta ciudad y por la noche se trasladará a Santa Cruz donde estará hasta el viernes con actividades, incluida una multitudinaria misa mañana.   INFOBAE