CINEASTA UCRANIANO OLEG SENTSOV, CONDENADO A PRISIÓN EN RUSIA POR "TERRORISMO"

El cineasta ucraniano Oleg Sentsov, opositor a la anexión de Crimea por parte de Rusia, fue condenado este martes por terrorismo a 20 años de prisión en "régimen riguroso" por un tribunal de Rostov del Don. "Este tribunal condena a Oleg Sentsov a 20 años de prisión", dijo el juez al anunciar brevemente el veredicto. La sentencia contra Sentsov incluye medidas de detención en "régimen riguroso", que prevé condiciones más draconianas, en particular en cuanto al acceso al locutorio de la cárcel y la frecuencia de su correo. Alexandre Kolchenko, también en el banquillo de los acusados junto al director, fue condenado a 10 años de prisión. Ambos comparecieron por "terrorismo, organización de un grupo terrorista y tráfico de armas", en un caso que consideran como político. En el momento de enunciar el veredicto, Sentsov y Kolchenko aparecieron sonrientes y desafiantes, tras lo que se tomaron por los hombros y cantaron el himno nacional ucraniano. "¡Resiste, Oleg! Les llegará el momento a quienes organizaron este juicio contra ti de sentarse en el banco de los acusados", reaccionó inmediatamente en su cuenta en Twitter el presidente ucraniano, Petro Poroshenko. Por su parte, la Unión Europea "estima que este asunto viola el derecho internacional", según declaró en un comunicado su jefa de la diplomacia, Federica Mogherini, mientras que Estados Unidos calificó el episodio de "injusticia". Para Amnistía Internacional, el juicio recordó a los "procesos estalinistas" en la época más oscura del régimen soviético. La semana pasada, el fiscal había pedido 23 años de prisión para Sentsov y 12 para Kolchenko. Sus abogados habían, por su parte, solicitado el sobreseimiento de la causa, afirmando que el director "nunca creó la menor organización terrorista". El realizador, de 39 años, había preferido referirse durante el juicio a los actos de tortura de los que afirma haber sido víctima en prisión. "Cuando te cubren la cabeza con un saco, te golpean, en media hora puedes olvidar lo que crees y declarar todo lo que te piden. Pero, ¿de qué valen tus convicciones si no estás dispuesto a sufrir por ellas?", lanzó en su declaración final, aplaudida por el público. A Sentsov, quien fue detenido en mayo de 2014 en su domicilio de Crimea, se lo acusa de haber coordinado un grupo de activistas, afiliado al movimiento paramilitar ultranacionalista ucraniano Pravy Sektor (Sector Derecho), cuya misión era atacar las organizaciones prorrusas y las infraestructuras de la península. Desde entonces se encuentra detenido en la cárcel de alta seguridad moscovita de Lefortovo, administrada por los servicios secretos rusos. Durante su juicio admitió que participó en las protestas del Maidán en Kiev, el movimiento de contestación proeuropeo que llevó a la caída del presidente prorruso Viktor Yanukovich, pero negó rotundamente las acusaciones en su contra. Apoyo internacional y profesional La European Film Academy, integrada por unos 3.000 profesionales del sector, ha hecho circular una petición para exigir la liberación del cineasta. Ken Loach, Wim Wenders y Aki Kaurismäki son algunos de los firmantes. Varios cineastas rusos, desde Alexandre Sokurov hasta el conservador Nikita Mijalkov, demandaron igualmente al presidente Vladimir Putin que lo libere. El sábado, Andrei Zviaguintsev, cuyo filme Leviatán fue recompensado en el Festival de Cannes en 2014 y en los Golden Globes en 2015, también brindó su apoyo a Sentsov. A pesar de estas manifestaciones a su favor, los abogados de ambos condenados no escondieron su pesimismo, en particular porque otras dos personas acusadas junto al director ucraniano ya fueron condenadas a siete años de reclusión en una colonia penitenciaria. La primera película de Oleg Sentsov, Gamer, fue premiada en 2012 en el festival de Rotterdam, Holanda, lo que le permitió encontrar financiación para producir un segundo largometraje, interrumpido por la revolución ucraniana. INFOBAE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ