EL RÉGIMEN IRANÍ ENCERRÓ EN TEHERÁN A UN PERIODISTA QUE TRABAJABA PARA LA BBC

None
La familia del ex periodista de la BBC, que posee nacionalidad británica-iraní, denunció el hecho como de brutalidad invasiva, ya que Bahman no cometió ningún delito. Aun así, no fue trasladado a ningún juzgado ni comisaría local, Daroshafaei fue llevado directamente a la cárcel de Evin, según denuncio el sitio web de la oposición Kaleme.com.
 
Familiares del periodista de 34 años se dirigieron a la cárcel de Evin, donde a través de un oficial militar se enteraron de que estaba detenido allí, aunque no pudieron verlo ni saber cuál es el estado en que se encuentra porque está sometido a un régimen de aislamiento e incomunicación, según declaraciones de un amigo, que está en contacto directo con la familia, pero pidió no ser identificado.
 
La familia de Daroshafaei declaró que no ha sido informada sobre cuáles son los cargos que se le están imputando ni cuál es su situación procesal, pues todo es absolutamente irregular. Su abogado declinó efectuar declaraciones, sólo dijo que la situación de Bahman Daroshafaei es la de un secuestrado-detenido político cuyo delito, a la vista del régimen, es poseer doble nacionalidad y haber trabajado para la BBC.
 
Ante la gravedad de la situación, Londres pidió explicaciones al representante diplomático iraní, que sólo se limitó a responder las palabras que le habían sido remitidas por medio de un cable desde la Cancillería en Teherán: el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, respondió el jueves pasado, en visita a Londres, que no sabe nada e ignora absolutamente el caso.
 
 
 
Bahman Daroshafaei está incomunicado en una prisión de Irán
 
Algunos miembros de la oposición han sugerido que la detención de Daroshafaei, en la víspera de la primera visita a Gran Bretaña de un ministro de Exteriores iraní luego de 12 años, podría haber sido orquestado por la línea dura del régimen para frustrar una mejora en las relaciones con Irán, en momentos en que la Republica Islámica emerge de años de aislamiento internacional bajo el gobierno "moderado" del presidente Hassan Rohani.
 
Después de vivir en Londres durante varios años, Daroshafaei regresó a Irán en 2014 para estar cerca de su familia. Su amigo dijo que seis hombres armados y no uniformados habían detenido a Daroshafaei en su casa y que durante la detención también confiscaron su ordenador, discos duros y su teléfono móvil.
 
Algunos de los amigos de Daroshafaei en Teherán y Londres dijeron que habían recibido mensajes en las redes sociales en los últimos días, presumiblemente enviados por él. Uno de ellos declaró que le habían bloqueado su dirección de correo electrónico luego de enviarle un mail y abrir un enlace que recibió en respuesta desde la cuenta de Daroshafaei.
 
Reino Unido volvió a abrir su embajada en Teherán el año pasado, después de que Irán cerrara su acuerdo con las potencias mundiales para detener su programa nuclear a cambio de un levantamiento de las sanciones económicas en su contra. Desde el gobierno inglés están preparando una carta para solicitar explicaciones sobre la detención de Daroshafaei, pero aún nada se ha dicho de forma oficial.
 
La metodología de detenciones arbitrarias ha sido muy común en Teherán en los últimos años. Otro ciudadano iraní-británico, Kamal Foroughi, aún continúa detenido sin cargos en su contra después de ser arrestado en 2011 mientras trabajaba en Teherán como consultor de negocios de una empresa británica.
 
En estos casos de detención arbitraria de ciudadanos occidentales, las únicas declaraciones que han tomado forma son las de la agencia de noticias Fars –de la que se vale el gobierno–, que citó a la fuente del Poder Judicial iraní diciendo: "Tenemos varias personas con doble ciudadanía en la cárcel".
 
En su gran mayoría, los cargos contra esas personas son los mismos, se los acusa de espiar contra la Republica Islámica. Aunque los cargos generalmente –según declaraciones de familiares y amigos de las víctimas– son falsos, es una metodología usada por el régimen para liberar así a los agentes de la Guardia Revolucionaria detenidos fuera de Irán.
 
A principios de este año, el 16 de enero pasado, Teherán libero a cuatro iraníes-estadounidenses, dos de ellos empresarios y dos periodistas free lance, en un intercambio de prisioneros por seis agentes iraníes detenidos en Estados Unidos y Canadá. Las negociaciones fueron llevadas adelante por Washington y así el régimen logró recuperar a sus agentes detenidos en el exterior.
 
INFOBAE