ONU ALERTADA POR EL AUMENTO DE CRISIS ALIMENTARIA

Aproximadamente 124 millones de personas en 51 países, fueron afectadas en el 2017 por una grave crisis alimentaria, número que aumentó en un 11% más que el año anterior, originada por conflictos cada vez más intensos y prolongados, uniéndose también una sequía persistente en varias regiones del planeta, así lo indicó la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El informe mundial de las crisis alimentarias, fue elaborado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Unión Europea, y otras Organizaciones Internacionales, destacaron que las personas con hambre se está agudizando a nivel mundial, incrementándose en 11 millones con respecto al año anterior. En el 2016 había 108 millones de personas sufriendo graves inseguridades alimentarias en 28 países, frente a los 80 millones contabilizados en el 2015. Contabilizados los datos para los 45 países en los informes 2016 y 2017 sirvió para estipular el incremento del 11%. Las peores crisis alimentarias del 2017 se localizaron en el noroeste de Nigeria, Somolia, Yemen y Sudán del Sur, donde habría 32 millones de personas que necesitaban asistencia urgente, un 16% más que el año anterior. Entre los desastres naturales que han provocado el incremento del hambre la FAO cita, las sequias en el este de África, las inundaciones en Asia, y los huracanes en América Latina y el Caribe. La FAO también considera que los conflictos armados y la inseguridad también son motivos de crisis alimentarias y que continuara siéndolo en un futuro cercano, para los países de Afganistán, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Nigeria, Cheda, Sudán del Sur, Siria, Yeman, Libia, Mali y Neger. En América Latina específicamente la FAO advierte sobre una crisis alimentaria severa e importante en Haiti, uno de los países más pobres del mundo. En este país se calcula que entre 1 y 2 millones de personas sufren de hambre en una población de 10 millones de habitantes. También hay una alerta aunque de menor envergadura, pero preocupante en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, donde se registran hasta 500.000 personas en crisis alimentarias. Finalmente la FAO expresa su preocupación por la situación de Venezuela, que pasa por una crisis política y económica que ha generado una gran inflación y escases de productos básicos.