Ortega y Murillo declaró férreos enemigos a defensoras de derechos humanos y las castigó con exilio, Wendy Flores fue una de ellas

La dictadura descargó su furia y recetó asedio, persecución y exilio a los que defendían los derechos humanos de un pueblo que sufría dolor, luto y represión a raíz de aquel abril del 2018, una fecha que marcó un antes y un presente en Nicaragua.

Dentro de ese grupo de defensores humanos que arriesgaron sus vidas estaba Wendy Flores, quien vivió en carne propia las represalias de la dictadura con el centro nicaragüense de derechos humanos CENIDH en el cual trabajaba, lo que la obligó a salir del país a finales de diciembre del 2018.

“Me encuentro exiliada en Costa Rica desde el 27 de diciembre del 2018 mi salida estuvo Obviamente motivada por la cancelación y allanamiento del Cenidh,  de la organización más beligerantes que había en Nicaragua” cuenta Flores. 

RECUERDE LEE: Samantha Jirón : La dictadura “me exilió, pero me bachillere”

Resguardar su vida le costó la separación de su familia, principalmente de sus hijos. 

“Lo más doloroso para mí fue haber dejado a mis hijos en diciembre 2018, afortunadamente pude reencontrarme con ellos en febrero del año siguiente pero si ha sido una de las experiencias más duras para mi” recuerda esta defensora de derechos humanos. 

Wendy desde el exilio es parte del colectivo de derechos humanos Nicaragua nunca más está integrado por 7 defensores que colaboraban  en el centro nicaragüense de derechos humanos, CENIDH organización que en diciembre del 2018 la asamblea nacional controlada por el frente sandinista le canceló la personalidad jurídica.

Leer más: Respuesta del régimen sandinista al coronavirus es la "más errática" dice revista médica británica

Precisamente uno de esos colaboradores es Braulio Abarca, uno de los compañeros muy cercanos a Wendy a quien describe “una gran mujer, defensora de derechos humanos” y dice que está “comprometida con los derechos de las mujeres y de las poblaciones en condición de vulnerabilidad que han sido víctimas de las diferentes violaciones de derechos humanos”

Wendy Flores dice que a pesar de lo duro y difícil que ha sido su exilio continuará defendiendo los derechos humanos del pueblo sufrido y está seguro que en un futuro cercano la justicia llegará a Nicaragua y habrá valido tanto sacrificio como defensora. 

LEA TAMBIEN: Leticia Gaitán: su exilio y cómo es más allá de las cámaras

“La dictadura se mantiene en nuestro país, pero un día va a finalizar y ese día que finalice pues confiamos en que estas víctimas que hoy están sufriendo y que han estado sufriendo a partir de abril del 2018 van a encontrar justicia” puntualiza Flores.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ