Las dictaduras caen, el pueblo y los periodistas quedamos

Todo Gobierno está obligado a escuchar a quien protesta. Cuando un gobernante no escucha las demandas y se escuda en la represión, la gente le recuerda a través de protesta.

SAN JOSÉ, Costa Rica — Nunca pensé que volveríamos a vivir una dictadura y ahora más criminal que la somocista pues mataron a jóvenes, niños, adultos, sólo por expresar su rechazo a unas reformas al INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social) que le quitaba 5% a los jubilados de su pensión.

Mis 172 días de cárcel, aislamiento y confinamiento que me tocó vivir, los ocupé para orar mucho, para llorar. Siempre he sido de acción retardada, en mis 40 días en el Chipote no lloré, fue hasta el día 42 ya estando en el penal “La Esperanza”.

Hemos vivido una película de terror. 100% Noticias el canal, que con la ayuda del pueblo autoconvocado, documentó toda la masacre que ordenó Daniel Ortega y Rosario Murillo. Mientras realizábamos nuestro trabajo, no tuvimos tiempo de sentir miedo, fuimos desbordados con cienes de denuncias, amanecíamos con la gente que hacía sus Facebook live que era proyectado en pantalla grande por 100% Noticias.

Había mucho trabajo y en lo personal tenía la presión de mi madre para que dejara mis labores y me fuera a Costa Rica a trabajar en algún otro canal costarricense, pues temía lo peor para mí.

“Yo no quiero a una hija héroe, ni mártir” me dijo muchas veces, y le respondía “madre yo solo estoy haciendo mi trabajo, el problema es este gobierno que no quiere que se conozca la verdad, solo comprenda que la gente necesita que esté en este momento en Nicaragua, espero que las otras llamadas sean para darme ánimo y decirme que estoy en el camino correcto”. A mi madre le costó comprender mi misión de informar, ella solo quería proteger a su única hija que vivía en Nicaragua.

Oré sin cesar y lloré porque no había tenido el tiempo de derramar mis lágrimas por quienes ya no están con nosotros. Cada escena de dolor del pueblo, las recordaba en la celda de aislamiento. Recordaba a mis compañeros de trabajo, la sala de redacción de 100% Noticias, y le decía a Dios “nos vas a dar una mejor sala de redacción y un país en libertad. Nos vas a sacar de este encierro Señor y espero con paciencia ese momento, mientras movés cielo y tierra, seguiré cantando alabanzas, ayunando y predicándole a la custodia que está allá afuera”. Es la fe que aún la mantengo inquebrantable.

´No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia´Este pasaje bíblico de Isaías 41:10 lo leí muchas veces en prisión y creo en esa palabra que se sigue cumpliendo.

ORTEGA PIDIÓ RENUNCIA DE ALEMÁN

Todo gobierno está obligado a escuchar a quien protesta. Cuando un gobernante no escucha las demandas y se escuda en la represión, la gente le recuerda a través de protesta que respete la Constitución y eso es lo que ocurrió en abril del 2018. El pueblo reclamó derechos que por años le costaron sangre y fuego a los nicaragüenses.

“Cuando un gobierno toca a un estudiante, toca a toda Nicaragua”,esta frase se las compartí el 16 de abril del 2018 a unos 500 universitarios de la UNAN-Managua. Por primera vez y creo que la última, fui invitada por dirigentes de UNEN a recordar la cobertura de 100% Noticias en 1999, cuando en la administración de Arnoldo Alemán, la Policía mató al estudiante de derecho, Roberto González. Me acuerdo que titulamos “Masacre” en el Banco Central. González al igual que Alvarito Conrado, Jonathan Morazán, Gerald Vásquez, los mataron por expresarse, por demandar un derecho a un gobernante.

Daniel Ortega era opositor cuando mataron a González, fue a la vela del universitario, demandó que Alemán debía de renunciar pues “el gobierno era el responsable de ese derramamiento de sangre”, dijo Ortega en 1999. 

En el 2018 le recordé en mis programas en vivo, sus palabras, pues habían muchas más razones para que Daniel Ortega renunciara de inmediato junto a Rosario Murillo. Ambos responsables del plan “vamos con todo” donde se llenaron sus manos de sangre con más de 325 muertos, según la CIDH, entre ellos, el periodista Ángel Gahona; más de 100 mil exiliados, miles de heridos y medios de comunicación como 100% Noticias y Confidencial confiscados.

Ortega y su aparato represor quedó desnudó, desautorizado moral y éticamente. Su figura de líder que apoyaba a estudiantes, se desplomó por sus propias acciones criminales que lo perseguirán hasta su tumba.

DOS AÑOS DE LUCHA CONTRA LA DICTADURA

Cuando nos excarcelaron el 11 de junio del 2019, les dije en público que perdonaba a mis perseguidores a quienes nos hicieron mal, pero el hecho de perdonar no significa que vamos a dejar de denunciar, no significa que nos íbamos a quedar callados y autocensurarnos. Reabrimos las plataformas digitales de 100% Noticias, porque no aceptamos nunca la censura y no nos vamos a someter.

Como periodistas, no buscamos premios y le sigo dando Gloria a Dios por los galardones que recibimos Miguel (Mora) y yo. Me emocioné cuando mi primo Noé, me dijo que me habían nominado para un premio por ser “valiente”, por ser periodista “coraje”. Ese premio es de Dios, le dije, pues nos quisieron humillar, silenciar y Dios se ha encargado de avergonzar y dejar como un átomo a nuestros perseguidores. Eso significa que hicimos lo correcto.

Ese día releí en “La Esperanza” el salmo 27:2 ´cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron´.

Los nicaragüenses llevamos dos años de lucha, dos años de resistir y demandar justicia, verdad y reparación. Creo que la llama de alcanzar la libertad, sigue viva, el pueblo está empoderado con su demanda de respeto a los derechos humanos y retorno a la democracia.

Hace dos años el país se desbordaba en las calles marchando con sus banderas azul y blanco y hoy ante la pandemia del coronavirus, el pueblo se encierra en sus casas y deja las calles vacías demostrando que el pueblo es quien manda y no el dictador y su familia.

Sabiamente dijo doña Chica (Francisca Ramírez) en una entrevista “hay un pueblo que no tiene gobierno y un gobierno que no tiene pueblo”, así estamos tras dos años de lucha cívica y de resistencia.

Quiero confesar que le estuve huyendo escribir estas letras, que mi amiga Edith Pineda, directora de Despacho 505, me pidió, ya que casi no suelo expresar lo que siento y más cuando mi dolor es pequeñito en comparación al de las madres que perdieron a sus hijos. Como periodistas contamos las historias de los demás y no las nuestras.

Dios bendiga a mi Nicaragua que la veo libre de la dictadura Ortega-Murillo. No pierdan la fe, paciencia. Las dictaduras caen, el pueblo y los periodistas quedamos.

La autora es Directora de 100% Noticias y fue presa política. Ahora en vive en Costa Rica.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ