Activistas nicaragüenses llegan a Uruguay buscando solidaridad

Este movimiento cuenta con el respaldo de varias organizaciones como Amnistía Internacional Uruguay
EFE

Una "Caravana de Solidaridad Internacional con Nicaragua" llegó hoy a Uruguay en busca de apoyo para los movimientos sociales y organizaciones civiles de ese país que se oponen al Gobierno de Daniel Ortega.

En Montevideo, la capital del país, los activistas fueron recibidos por una comisión de la Cámara de Diputados, y tienen en agenda una reunión con Javier Miranda, presidente del gubernamental Frente Amplio (FA), de tendencia progresista.

Los miembros de la caravana también serán recibidos por otras fuerzas políticas locales y mañana participarán de un debate abierto en la estatal Facultad de Ciencias Sociales.

Este movimiento cuenta con el respaldo, en Uruguay, de la Organización No Gubernamental Cotidiano Mujer; Amnistía Internacional Uruguay; el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Humanos (CDH) y la fundación Friedrich Ebert Stiftung Uruguay.

El grupo de visitantes está integrado por los nicaragüenses Ariana McGuire Villalta, Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia, activista feminista y militante estudiantil; Yader Parajón Gutiérrez, estudiante de psicología y activista social; y Carolina Hernández Ramírez, del Movimiento Nacional Ambientalista Frente a la Minería Industrial.

Mauro Mazzini, uno de los uruguayos que ofició de portavoz de los visitantes, informó a dpa que la caravana arrancó el 22 de julio en Chile, siguió por Argentina y permanecerá hasta el miércoles en Montevideo, para continuar en Brasil y finalizar en el Perú.

La "Caravana de Solidaridad Internacional con Nicaragua" es promovida por la Articulación de Movimientos Sociales y Organizaciones de la Sociedad Civil, que es un espacio de coordinación entre distintos actores sociales de Nicaragua y que tiene el objetivo de impulsar un cambio político y social profundo en ese país.

Está formada por defensoras de Derechos Humanos, la comunidad LGTBIQ, movimientos de mujeres y feministas, movimientos anti minería, movimientos ambientalistas, movimientos campesinos, movimientos estudiantiles, organizaciones y redes de la Sociedad Civil y pueblos indígenas y afrodescendientes.

Estas organizaciones denunciaron que el país centroamericano se enfrenta actualmente a la peor crisis política que ha vivido en las últimas décadas, por lo que se busca dar testimonio directo de la situación y denunciar las graves violaciones a los derechos humanos en Nicaragua.

"La población está sufriendo una violenta represión que ya alcanzó 285 personas muertas y cerca de 2.000 heridas, numerosas violaciones a los derechos humanos y a la libertad de prensa por parte del Estado, a través de las fuerzas policiales, antimotines, grupos parapoliciales que actúan como cuerpos policiales afines al partido de Gobierno", indica un comunicado distribuido en Montevideo.

Este movimiento "requiere de la comprensión desde las voces de sus protagonistas, quienes han resistido los embates de este régimen y, a través de los distintos espacios, se pretende dar a conocer las motivaciones y demandas del movimiento social que de manera cívica sigue resistiendo en los territorios".