Dictadura va por el cierre de otras 25 ONGs, entre ellas Puntos de Encuentro

El cierre de las organizaciones tiene el mismo argumento de siempre, pero ahora los diputados lo hacen bajo la nueva Ley 1115.
Asamblea Nacional

Los diputados -quienes usurpan los escaños en la Asamblea Nacional- agendaron para este martes 17 de mayo la ilegalización de otras 25 Organizaciones Sin Fines de Lucros (OSFL). La solicitud fue realizada por el Ministerio de Gobernación, bajo el argumento de incumplimiento de las leyes que regulan su quehacer.

La petición de cancelación de las personerías jurídicas fue presentada por el diputado Filiberto Rodríguez, quien ha sido catalogado como “el verdugo de las ONGs”, quien introdujo la solicitud de cierre de las organizaciones a petición de Franya Urey Blandón, a quien la dictadura ha escogido como responsable de la Dirección General de Registro y Control de Organismos sin Fines de Lucro, entidad adscrita al Ministerio de Gobernación.

Lea: Los precios de los combustibles seguirán congelados en Nicaragua por sexta semana

El legislador Filiberto Rodríguez, quien es un diputado fiel a la dictadura, se ha encargado de patrocinar la ilegalización de más de 200 organizaciones desde 2018, señala en su “petición” que las 25 organizaciones enlistadas, con su actuar han “obstaculizado el control y vigilancia del Dirección General de Registro y Control de Organismos sin Fines de Lucro, que a tal efecto lleva el Ministerio de Gobernación, al no cumplir con las leyes que les rigen y regulan han actuado contra ley expresa”.

El cierre de las organizaciones tiene el mismo argumento de siempre, pero ahora los diputados lo hacen bajo la nueva Ley 1115, “Ley general de regulación y control de organismos sin fines de lucro”, que entró en vigor el pasado 6 de mayo.

Según el informe del Ministerio de Gobernación señala que las 25 organizaciones han violado al menos 3 enunciados del artículo 34 de dicha norma, referidos a que funcionan con juntas directivas vencidas; no han actualizado su información y documentación ante el Gobernación y presuntamente no han reportado donaciones nacionales y extranjeras.

“En la mira”

Ana Quirós, directora del ilegalizado Centro de Información y Servicios de Asesoría en la Salud (Cisas), señaló que el dictador Daniel Ortega, quien usurpa la presidencia de Nicaragua, “tiene en la mira” a las organizaciones que trabajan en favor de la mujer, de la juventud en riesgo, destacó el medio digital Despacho 505.

“Esta Asamblea y este gobierno se han convertido en una máquina trituradora del derecho a organizarse y a trabajar por el bien común”, advirtió Quirós al medio digital.

Lea más: Oposición nicaragüense pide a OEA más contundencia, resolución aprobada es "insuficiente"

Quirós considera que los argumentos del régimen para ilegalizar las oenegés son “excusas”, debido a que el primer paso que deberían tomar es llamar a las organizaciones para que reparen los errores que están cometiendo y no cerrarlas definitivamente, detalla el medio.

“Difícilmente alguien puede cumplir con la ley sin ni siquiera te reciben la documentación”, recoge el medio en declaraciones de Ana Quirós.

Ana Quiroz, también explicó que la dictadura busca la manera de “eliminar” cualquier forma de organización de los nicaragüenses.

“Lo que están haciendo es eliminando cualquier forma o cualquier mecanismo para organizarse. Lo que quieren es borrar cualquier espacio donde la gente se pueda juntar por el bien común”, señaló Quirós.

La directora de Cisas considera que muchas organizaciones podrían cerrar operaciones tal y como lo anunció American Nicaraguan Foundation (ANF) para que así poder tomar decisiones sobre sus bienes antes de que se los confisquen con una cancelación de su personería jurídica, explicó Quiroz a Despacho 505.

“Año de decapitaciones”

Por su parte la socióloga Haydée Castillo, analizó la forma que se realizan la cancelación de las personerías jurídicas de las Organizaciones sin fines de lucro y dijo que la dictadura pretende acabar con organismos defensores de los derechos humanos y con el trabajo que realizan otras en favor de personas vulnerables.

Lea también: Daniel Ortega guarda silencio sobre resolución que le exige devolver oficina a OEA

“Podríamos decir que el año 2022, es el año de la decapitación en Nicaragua del derecho a asociación”, cita Despacho 505 en declaraciones de Castillo.

“Estas cancelaciones en masa nos dice que las oenegés hemos dejado una huella de fomentar en el país el ejercicio de ciudadanía y rendición de cuentas”, señala la socióloga.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ