Noticias NicaraguaPolíticaDaniel Ortega se mantendrá en el poder “hasta que su salud se lo permita” dice The Economist

Daniel Ortega se mantendrá en el poder “hasta que su salud se lo permita” dice The Economist

La Unidad de Inteligencia de The Economist prevé que en el periodo 2022-2026 Ortega y Murillo seguirán fortaleciendo su “régimen autoritario dinástico”. Será un quinquenio decisivo para la sucesión
daniel ortega estara en el poder de nicaragua
Daniel Ortega y su hijo Laureano Ortega Murillo.
Cortesía

La Unidad de Inteligencia de la firma británica The Economist espera que Daniel Ortega se mantenga el poder este quinquenio (2022-2026) “mientras su salud se lo permita” y fija su atención en Laureano Ortega Murillo para la sucesión dinástica.  

“Desde 2016, Ortega gobierna con la primera dama, Rosario Murillo, como su vicepresidenta, asegurando así la sucesión familiar; aunque ahora tiene 76 años, se espera que mantenga el poder mientras su salud se lo permita. El hijo de la pareja, Laureano Ortega, ha asumido más responsabilidades en los últimos años, una tendencia que esperamos que continúe en el período de previsión 2022-26″, destaca The Economist en un informe divulgado recientemente. 

Laureano Ortega, nacido en 1982, es el sexto hijo de los nueve que tiene el binomio presidencial y es quizás el más notable. Aunque en teoría se desempeña en el Estado como el asesor para las Inversiones, Comercio y Cooperación Internacional, su rol pareciera tener más peso. 

Recuerde Leer: Daniel Ortega se prepara para transición en vida dinástica, rumbo a repetir "farsa electoral"

El hijo de Ortega estudió sociología en la Universidad Centroamericana (UCA) en Managua, pero posteriormente, tras la llegada de su padre al poder en 2007, fue enviado a estudiar a Costa Rica, junto a su hermano Maurice. Ambos estudiaron en la Universidad Véritas. Laureano se graduó en Producción Audiovisual. 

El análisis país de la firma británica prevé que el Frente Sandinista seguirá siendo la fuerza política dominante en Nicaragua en un futuro previsible “como resultado de su creciente autoritarismo”.  Ortega está en el poder desde 2007 y ha utilizado la mayoría legislativa del FSLN para cooptar las instituciones del Estado, eliminar los límites del mandato presidencial, reforzar poderes ejecutivos y reforzar el ya fuerte aparato de seguridad del Estado.  

“El descenso de Nicaragua a la dictadura se consumó en las últimas elecciones generales, celebradas en noviembre de 2021, cuando se prohibió cualquier oposición real al FSLN y se encarceló a las principales figuras de la oposición”, agregan.  

La crisis política y económica que estalló en 2018 también ha provocado un aumento de la migración hacia el exterior, que había sido bastante modesta en los años de bonanza anteriores. 

MAYOR AISLAMIENTO  

Aunque la represión sistemática ha permitido al régimen sandinista ejercer un control sin fisuras sobre el proceso electoral, la victoria se ha producido a costa de una fuerte condena internacional y una nueva serie de sanciones diplomáticas y financieras por parte de Estados Unidos.  

Para contrarrestar la creciente presión de la comunidad internacional, el régimen de Ortega cortó los lazos oficiales con Taiwán en diciembre de 2021 y cambió su reconocimiento diplomático por el de China, asegurándose una fuente alternativa de ayuda financiera como aislamiento de la presión de Estados Unidos 

Esta última cuestión es especialmente importante, dada la vulnerabilidad del régimen de Ortega a las medidas punitivas de Estados Unidos que ha aplicado sanciones financieras a docenas de altos funcionarios nicaragüenses, incluyendo a Rosario Murillo y otros miembros de la familia Ortega. 

La Ley RENACER, aprobada en Estados Unidos en noviembre de 2021, endureció estas sanciones aún más y dificultará aún más que los afectados puedan mantener su actual estilo de vida. “Sin embargo, hay poca evidencia hasta ahora de que estas medidas hayan debilitado el control del régimen sobre el poder”, explican. 

Por ello, “existe un riesgo creciente de que Estados Unidos intensifique la presión mediante sanciones en toda la economía”, posiblemente buscando la exclusión de Nicaragua del Tratado de Libre Comercio entre la República Dominicana y Centroamérica (DR-CAFTA).

La previsión de la Unidad de Inteligencia de The Economist es que Estados Unidos finalmente no buscará la exclusión de Nicaragua del DR-CAFTA. “Esta medida no sólo sería complicada desde el punto de vista legal, sino que también impondría graves dificultades económicas a los nicaragüenses de a pie y podría tener importantes efectos negativos en la región centroamericana en general”.  

Lea: Nueva reforma a Ley Electoral entrega mayor control del proceso a Daniel Ortega

No obstante, aunque las presiones políticas y económicas sobre el régimen de Ortega aumentaran considerablemente, “no esperamos que los líderes nicaragüenses se desvíen de su curso actual o sean fácilmente desalojados del poder”, concluyen. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ