Kitty Monterrey: “Tenemos que ser realistas, no veo a Ortega ceder su candidatura”

Aunque apoya y demanda que las reformas electorales establezcan la no reelección, la presidenta de CxL sostiene que el reto de la oposición es unirse y lograr una reforma que evite el fraude con o sin Ortega como candidato.

Kitty Monterrey, presidenta de Ciudadanos por la Libertad (CxL), sostiene que su partido apoya y demanda que las reformas electorales que este año pretende aprobar el régimen, deben establecer la no reelección presidencial. Sin embargo, no ve al dictador Daniel Ortega ceder su candidatura, por lo que llama a trabajar en unidad para conseguir una Alianza electoral opositora que derrote al Frente Sandinista en las próximas elecciones.

Para la dirigente política, lo más importante de una reforma electoral en Nicaragua es evitar un nuevo fraude por parte del Frente Sandinista y para eso es clave conseguir la observación nacional e internacional. 

En esta entrevista plantea cómo debería ser el proceso de reforma electoral en Nicaragua para garantizar elecciones libres y analiza el proceso de unidad para conformar una gran alianza electoral de cara a las urnas.  

¿Para Ciudadanos por la Libertad cómo debe ser ese proceso de reforma electoral? 

Siempre hemos sido claros en cuanto a la importancia de la participación de organismos internacionales en cualquier proceso de reforma, en este caso preferimos que sea la OEA porque ellos han estado involucrados en las elecciones recientes y ellos ya tienen un memorándum de entendimiento suscrito con este gobierno. Creemos que presencia de la OEA es indispensable, ellos tendrán que venir para hacer las consultas a los diferentes sectores para que todos podamos presentar lo que creemos que debe ser un proceso electoral creíble sobre todo para que los votantes puedan salir a votar. 

La presencia de la OEA es lo que puede convencer a los votantes para que puedan salir a votar. Aquí necesitamos la certeza de que el voto no se nos va robar y la única forma es tener una observación nacional e internacional como parte de esas reformas. Por supuesto que la presencia de la OEA lo hace mucho más creíble.  

A raíz de la crisis la OEA ha condicionado su participación en este proceso de reformas, si se incluye además de los partidos políticos, a la Alianza Cívica. ¿Ustedes cómo lo ven? 

Por supuesto, aquí todos tenemos derecho a opinar y la Alianza tiene ese derecho. No veo por qué se tenga que limitar a una persona o a una organización una propuesta de reforma electoral si todas son válidas y todas deben ser tomadas en cuenta.  

La Alianza Cívica y la UNAB presentaron una propuesta consensuada que pide no reelección, la mitad más uno para ser electos, cárcel por fraude, ¿ustedes si llegasen a participar se alinearían con esa propuesta o llevaría una propuesta independiente? 

Más bien la Alianza ha apoyado la propuesta nuestra, porque si ustedes recuerdan nosotros fuimos los primeros en presentar una propuesta de reforma electoral. La hicimos en marzo, nosotros coincidimos en gran medida con las propuestas presentadas por la Alianza Cívica.  

Pero Ortega ha repetido que él va como candidato para el 2021. ¿Ustedes aceptarían a Ortega como candidato si se reforman otros aspectos del proceso electoral, que den algún tipo de confianza a la gente o rotundamente dicen NO a Ortega como candidato? 

Todos los nicaragüenses quisiéramos ver fuera a Ortega. Esa es la realidad. Si pudiéramos tenerlo fuera sin que sea candidato, eso sería lo mejor. Sin embargo, tenemos que ser realistas. No veo a Ortega cediendo su candidatura y creo que como pueblo estamos en toda la capacidad de derrotar a Daniel Ortega en un proceso electoral si tenemos esas elecciones que transparentes que queremos. Por lo tanto, si Ortega es el candidato, mejor porque lo vamos a derrotar. Tengamos la plena seguridad que eso va suceder.  

¿Ese triunfo sobre Ortega se daría si van unidos o cada quien por su lado? 

Aquí tenemos que hacer una Alianza electoral de toda la oposición y para eso nos tenemos que preparar. El techo del Frente Sandinista es del 35% y en todo caso ese techo es menor de lo que sido en el pasado. No creo que llegue a ese 35%, por lo tanto, tengo la certeza de que con una Alianza electoral y una estrategia ben planificada con reformas que nos garanticen que no se nos van a robar el voto, con la presencia de organismos internacionales, nosotros vamos a poder derrotar al Frente Sandinista en estas elecciones. 

¿Cómo evalúa el proceso de formación de la gran coalición y la “división de roles” entre la Alianza y la UNAB? 

En ese tema prefiero no opinar porque realmente nosotros no hemos sido parte de las decisiones que ellos han tomado, ni sé por qué las han tomado. Nosotros hemos sido aliados de la Alianza Cívica. Aquí hay dos tiempos: uno en el que todas las organizaciones debemos tener una estrategia de corto plazo donde todos debemos coincidir en los puntos más importantes para el país (liberación de los presos políticos, el retorno seguro de los exiliados), el segundo paso es la Alianza electoral. En esa etapa será donde nos tendremos que poner de acuerdo para poder enfrentar a Ortega en estas próximas elecciones.  

¿Cuáles serían las consecuencias de una reforma electoral impuesta por el régimen negociada solo con los partidos políticos de la Asamblea Nacional? 

Quisiera ver cuál va ser esa reforma primero, pero tenemos que esperar porque no creo que se atrevan hacerla (unilateralmente). El gran problema sería la falta de credibilidad, los votantes no van a salir. Aquí todos necesitamos continuar con la presión tanto a nivel nacional como internacional para que esas elecciones sean transparentes y se logre una reforma creíble. Hay puntos que no podemos dejar pasar: aquí necesitamos esa observación nacional e internacional, la necesitamos desde el momento de la convocatoria. Esas cosas son innegociables. 

¿Estaría dispuesto CxL a ceder su casilla para esta coalición y cuáles serían las cuotas de poder que estaría dispuestos a negociar?  

En estos momentos se tiene que pensar en Nicaragua primero. Nosotros no vamos a postular a nadie de este partido para la candidatura de la presidencia de la República porque entendemos que Nicaragua debe elegir quién es su candidato, y por lo tanto vamos a tener que encontrar el mecanismo para escoger a ese candidato y no va ser este partido el que lo va poner. Esta casilla y este partido está a la orden y vamos a ser parte de cualquier coalición ya sea en esta casilla o como parte de cualquier Alianza electoral que se haga.  

¿Y qué están haciendo para acelerar este proceso de coalición? Estamos en un año preelectoral.  

Hemos fortalecido el partido y no hemos dejado de preparar un tendido electoral para las elecciones. Además, seguimos insistiendo en el adelanto electoral. Nuestra tarea principal ha sido seguir trabajando en el territorio para tener toda la capacidad para defender el voto. No podemos darnos por vencidos solo porque Daniel Ortega quiere llegar hasta el 2021, aquí se debe seguir insistiendo en elecciones anticipadas.  

Los mismos planes que hay en la Asamblea Nacional, incluyendo los planes de reformas fiscales, viene a poner la situación más difícil para todos los nicaragüenses. Todo lo que está haciendo Ortega nos alerta sobre el fracaso hacia dónde vamos, sin mencionar la situación difícil en la que está el país. Aquí tenemos que seguir presionando por esas elecciones adelantadas y la reforma electoral.  

Ustedes tienen un tendido en todo el país. ¿Qué dice la gente en los territorios sobre la situación del país, hay frustración, hay optimismo? 

Es difícil ser optimista en estos momentos, pero eso no significa que no tengamos la obligación de ser optimistas. No nos podemos dar por vencidos, toda nuestra interacción con la gente en los barrios y en las comarcas nos dice que la preocupación principal es cómo le van a dar de comer a su familia, los problemas de empleo, salud y educación.  

Entendemos que si el Frente Sandinista continúa en el poder el país no va mejorar, por lo tanto, en todo el territorio entendemos que, para poder mejorar este país, para que retorne la democracia, para que haya paz, necesitamos un proceso electoral en el que vayamos a derrotar a Daniel Ortega y hacia eso estamos apuntando todos.  

Hay alertas sobre la instalación de un nuevo proceso de diálogo de parte del régimen como una maniobra para seguir ganando tiempo y calmar a la comunidad internacional. ¿Ustedes apoyar un nuevo proceso de diálogo y estarían pidiendo una silla en este proceso? 

Nosotros nunca hemos pedido silla en procesos de diálogo a pesar de que se nos fue ofrecida. Creemos que aquí se debe trabajar con todos los sectores del país. Si acaso la Alianza u otros sectores determinan de que debemos participar, veremos la situación en ese momento. Nuestro rol es preparar un partido para un proceso electoral. El diálogo es importante, dialogando podemos lograr salida cívica que queremos, que no es otra que esa salida electoral.  

¿Para cuál proceso de diálogo les ofrecieron una silla y por qué la rechazaron? 

Para el segundo proceso (febrero 2019) nos ofrecieron participar, pero dijimos que no porque no era el momento. Ha habido mucho escepticismo en cuanto a la participación de los partidos políticos y nosotros comprendíamos que no era el momento. En ese entonces por respeto a todos esos autoconvocados, a todo el pueblo que se levantó sin colores partidarios. No era el momento oportuno para ser parte de un diálogo.  

Hay casi 100,000 personas exiliadas que han salido del país a causa de la represión del régimen, sumado a miles que ya habían migrado por razones económicas. Sin embargo, Ortega ha negado el derecho al voto en el exterior.   ¿Qué plantean al respecto?

Nosotros lo incluimos ese derecho y siempre hemos presionado para que eso se dé. El nicaragüense tiene derecho a votar esté donde esté. Aquí no hay ninguna ley que lo impida, ha sido una táctica del Frente Sandinista de impedir el voto en el exterior porque sabe que todos los que están afuera es por culpa de este gobierno y son votos en contra de Daniel Ortega. Nosotros vamos a seguir presionando porque es importantísimo que todos los nicaragüenses puedan votar.  

Finalmente, ¿qué llamado hace a todos los sectores que están trabajando para formar esa gran coalición? 

Todos debemos hallar los mecanismos para formar esa gran alianza electoral y tenemos que apartar algunas diferencias para poder enfrentar lo que se nos viene encima. No va ser un proceso electoral fácil aun con todo y las reformas. Aquí tenemos que pensar primero en Nicaragua y después en individuos y organizaciones. Es hora de que todos dejemos intereses que no son los del pueblo de Nicaragua.  

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ