OPOSITORES LE ESCRIBEN A EMPRESARIOS DE LA CEAL 

None
La Coalición Nacional por la Democracia (CND), envió una carta a los empresarios integrantes del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL) que asisten a la II Junta Ampliada bajo el lema "Prosperidad Compartida, Crecimiento con Responsabilidad" en Managua. En el documento los opositores instan al CEAL a tomar en consideración la importancia de que todos los países de América Latina sean respetuosos del estado de Derecho y de la institucionalidad democrática como un aspecto esencial para el desarrollo económico y social. Recomendaron retomar el llamado hecho por la Federación de Entidades Privadas de Centro América, Panamá y República Dominicana (FEDEPRICAP) en el cual se enfatiza la importancia de que el Gobierno de Nicaragua encuentre solución pacífica, a través de un diálogo abierto y respetuoso entre las distintas fuerzas políticas del país. Les mostramos la carta íntegra: Estimados señores y señoras del CEAL: Reciban un fraterno saludo de bienvenida a Nicaragua, junto a nuestros sinceros deseos de éxito en el desarrollo de su segunda Junta Ampliada. Apreciamos de manera particular que el CEAL haya decidido sesionar en Nicaragua, con el propósito de conocer puntos de vista, análisis y propuestas de destacados Ex Presidentes de la región, líderes empresariales y autoridades de gobierno. Ciertamente, nuestro país tiene un enorme potencial para atraer inversiones de calidad y con responsabilidad social, que son esenciales para el desarrollo económico. En ese sentido, celebramos la oportunidad que se le da a Nicaragua de ser sede de una reunión de tanta importancia para la promoción de la inversión extranjera. El lema que han escogido para su reunión, que es “Prosperidad compartida, crecimiento con responsabilidad”, no puede ser más apropiado en el contexto actual que vive Nicaragua. Diversos sectores de la sociedad nicaragüense reconocen que la inversión internacional y nacional es esencial para la creación de empleos de calidad, bien remunerados y en industrias que generen mayor valor agregado. No es posible superar los retos de la pobreza y la desigualdad social sin la participación activa y decidida del empresariado. En ese sentido, consideramos que la confianza en las instituciones públicas que velan por el estado de Derecho y por la administración de la justicia, es vital para asegurar un clima de negocios atractivo y disminuir el riesgo país. Otro ámbito esencial para la estabilidad social y económica es la existencia de procesos electorales libres, limpios, competitivos, con transparencia y con participación plural de las diversas expresiones políticas. En ese sentido, por años la comunidad internacional a través de instancias como la Unión Europea, la Corte Interamericana de Justicia, el Centro Carter, y varios gobiernos amigos, han venido instando al Gobierno de Nicaragua a permitir elecciones libres en Nicaragua. Sin embargo, lejos de escuchar el llamado de organizaciones nacionales e internacionales, el gobierno del comandante Daniel Ortega decidió impulsar un proceso de desmontaje arbitrario de la principal fuerza de oposición de Nicaragua, al sacar del juego electoral a la Coalición Nacional por la Democracia y destituir del Poder Legislativo a 28 diputados de la oposición. En ese sentido, organizaciones del sector privado nacional y regional se han pronunciado. Recientemente la Federación de Entidades Privadas de Centro América, Panamá y República Dominicana (FEDEPRICAP) expresó su preocupación por las acciones tomadas por el gobierno de Nicaragua al disolver 28 escaños del partido opositor en el parlamento nicaragüense e invitó “a un diálogo pacífico y productivo entre el Gobierno de Nicaragua y los diversos sectores sociales y políticos de ese país es importante para encontrar una solución equitativa. Por tanto, FEDEPRICAP recomienda al gobierno nicaragüense restablecer y fortalecer la institucionalidad democrática, el Estado de Derecho, así como mantener el orden que caracteriza a una democracia representativa, el pluralismo político y la división de poderes.” Otras organizaciones locales como el Consejo Superior de la Empresa Privada, COSEP, han hecho llamados similares. Queremos aprovechar la presencia en Nicaragua de una organización empresarial de tanto peso como es el CEAL, para insistir en la urgencia de no desoír el llamado de las diversas expresiones nacionales e internacionales al llamado de Nicaragua, a que cumpla con su obligación constitucional y con los acuerdos internacionales—entre ellos el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas de 1966— de asegurar elecciones libres. Dado que los hechos recientes han descalificado por completo la credibilidad del proceso electoral de Noviembre de este año, donde se elegirán autoridades nacionales y el Parlamento Centroamericano (PARLACEN), estamos solicitando se desconozca este proceso electoral por ser ilegal e ilegítimo y que realicen nuevas elecciones con todas las garantías de unas elecciones libres y verdaderamente competitivas, y con observación electoral nacional e internacional. Entendemos que al finalizar esta junta del CEAL, los empresarios participantes firmarán la Declaración Managua. En dicha declaración, les instamos a tomar en consideración la importancia de que todos los países de América Latina sean respetuosos del estado de Derecho y de la institucionalidad democrática como un aspecto esencial para el desarrollo económico y social. En ese sentido, muy respetuosamente recomendamos retomar el llamado hecho por la Federación de Entidades Privadas de Centro América, Panamá y República Dominicana (FEDEPRICAP) en el cual se enfatiza la importancia de que el Gobierno de Nicaragua encuentre solución pacífica, a través de un diálogo abierto y respetuoso entre las distintas fuerzas políticas del país. La Coalición Nacional por la Democracia, continúa firmemente comprometida en la búsqueda de soluciones cívicas que eviten el agravamiento de una crisis institucional que, de no ser atendida a tiempo, afectaría gravemente no sólo el clima de negocios en Nicaragua, pero especialmente las posibilidades de que las nuevas generaciones vivan en un clima de paz y prosperidad. Les pedimos, pues, sumarse a esa voces que con sabiduría, respeto y prudencia le han hecho un llamado al gobierno de Nicaragua a reparar el desacertado rumbo que ha tomado. Aún estamos a tiempo. Coalición Nacional por la Democracia Resistencia Nicaragüense Cruzada Liberal por la Unidad Movimiento Liberal Ramiro Sacasa G Partido Nueva Alianza Cristiana Partido Movimiento Renovador Sandinista Partido Acción Ciudadana Ciudadanos por la Libertad