AMNISTÍA INTERNACIONAL ACUSA AL GOBIERNO DE ORTEGA POR VIOLENTA REPRESIÓN EN NICARAGUA

Este martes, la Amnistía Internacional (AI), que representa a más de 150 países y que trabaja en defensa de los derechos humanos, condenó los actos de violencia en Nicaragua perpetrados por el gobierno del presidente Daniel Ortega, durante una conferencia de prensa realizada en Managua, donde presentó su informe "Disparar a matar: estrategias de represión de la protesta en Nicaragua". Según la amnistía, el régimen de Ortega ha implementado sobre los manifestantes “una estrategia de represión violenta, como hacía años no se vivía en el país”, cuyos resultados concluyen en un elevado número de muertes y que algunas de las más graves se han producido con el conocimiento del presidente. “La violación del derecho a la libertad de expresión y manifestación pacífica ha sido una acción reiterada del gobierno del presidente Daniel Ortega, que la organización ya había documentado con anterioridad a los hechos que se analizan en este informe”, refiere el reporte. Por otro lado, el informe rebela que entre las estrategias de represión y ataque “las autoridades nicaragüenses, incluso las más altas, implementaron y mantuvieron una estrategia de represión, en ocasiones intencionalmente letal, a lo largo de las semanas de protesta”. La utilización de grupos parapoliciales con el fin de cometer ataques, el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía Nacional y de sus cuerpos antimotines, la posible ejecución extrajudicial de personas, los posibles actos de encubrimiento y obstaculización en la investigación a través de la falta de realización de diligencias iniciales básicas y cruciales para el éxito de la misma, son más estrategias utilizadas por el gobierno, según Al. Otra de las estrategias, según Al es “el discurso oficial de negación e invisibilidad de la represión y sus consecuencias, así como de la estigmatización por parte de los niveles más altos del gobierno”. La Amnistía refiere que el “discurso oficial de negación” del gobierno de Ortega, es utilizado para desviar la información sobre las muertes. “A pesar de que el número de personas fallecidas en el marco de la represión policial aumentaba cada día, ni el presidente Ortega ni la vice-presidenta Murillo lamentaron las muertes de los participantes de la protesta”, destaca. “La vice-presidenta inculpó a las personas manifestantes por la muerte de uno de los dos policías fallecidos en el marco de la protesta, alabó la actuación policial y omitió pronunciarse sobre los jóvenes fallecidos hasta ese momento”, agrega. El informe de la Amnistía está basado en investigaciones del 4 al 13 de mayo de presente, con más de 30 entrevistas personales, estudio y documentación de 16 casos. De igual manera, para la documentación de los casos, se llevaron a cabo entrevistas con víctimas directas y familiares de víctimas, sus representantes legales, y en varios casos, personal médico y testigos de los hechos. La Amnistía Internacional cuenta con los expedientes médicos de las personas gravemente lesionadas, así como las constancias de defunción y causa de la muerte de todas las personas fallecidas que se citan en este informe. Adicionalmente, la organización obtuvo copia de las “actas de desistimiento de denuncia” que se mencionan, así como de las denuncias formales que se realizaron ante la Fiscalía.

© 100% Noticias ¡Con primicias a toda hora!