"ES CABRO, NO PERRO" DICE DUEÑO DE RESTAURANTE CHINO QUE FUE CLAUSURADO

"Eso es cablo, cablo", insistía con un precario español Simón, un inmigrante propietario del restaurante y Hotel Tao Yauan donde las autoridades encontraron el viernes presunta carne de perro almacenada en sus frigoríficos. De acuerdo con La Prensa Honduras, Simón negó las recriminaciones alegando que se trata de carne de cabro que le regalaron para consumo personal de perro, como informaron las autoridades del Ministerio Público. Varios clientes regulares sorprendidos por la noticia, así como medios de comunicación, llegaron al establecimiento donde Simón, acompañado de sus empleados respondieron a las acusaciones. "Mi jefe acostumbra a comer otros tipos de carnes, a él le gusta comer  gallina, cabro, hasta le vienen a vender pastor porque a ellos (los orientales) le gustan esas cosas" dijo una de las empleadas que salió a defender a Simón de un medio de comunicación que insistía en mencionar la versión oficial. Tanto Simón como sus empleados se mostraban muy alterados por las quejas y aseguraban que son mentiras. Lorena Cáliz, portavoz del Ministerio Público informó que además de la presunta carne canina, los  inspectores también encontraron otras situaciones insalubres como tallarines con hongos y heces de roedores en algunas partes de la cocina del local. Las autoridades clausuraron el negocio por cuatro días, y enviaron muestras de la carne a un laboratorio forense para determinar si es de perro o no.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ