Noticias NicaraguaDeportesLas imágenes de una remontada histórica

Las imágenes de una remontada histórica

Madrid, 10 mar (EFE).- El pase del Real Madrid a los cuartos de final de la Liga de Campeones será recordado por una remontada histórica ante el París Saint-Germain, con dos goles de desventaja en la eliminatoria a media hora del final, antes de un triplete del francés Karim Benzema que desató momentos de locura en el estadio Santiago Bernabéu, donde se vivieron imágenes para el recuerdo.

EL ERROR DE DONNARUMMA

El mejor portero de la última Eurocopa no guardará un buen recuerdo en lo que resta de su carrera del Santiago Bernabéu. Su exceso de confianza encendió a la grada del Santiago Bernabéu y desató la remontada del Real Madrid. Se durmió Gianluigi Donnarumma al recibir la cesión de un compañero, permitió la entrada de Karim Benzema y su mal despeje cayó en botas de Vinícius para fabricar el tanto que levantaba de la lona el conjunto madridista.

Fue la acción que provocó la enérgica queja de las altas esferas del París Saint-Germain, incluso presuntas escenas repletas de agresividad en el túnel de vestuarios por lo que entendieron como falta clara de Karim Benzema en la presión a un portero que cometió un error que hizo desaparecer a su equipo del terreno de juego lo que quedaba de partido, aún con ventaja en la eliminatoria.

LA CARRERA DE MODRIC

La figura de Luka Modric se apoderó del encuentro cuando el Real Madrid dio el paso al frente en busca de lo que en la primera mitad parecía un imposible. Fue el referente para el resto de sus compañeros por su entrega, a sus 36 años, con unos esfuerzos defensivos que levantaron al público cuando frenó una acción de peligro de Leo Messi. Instantes después robaba un balón, veía espacios para correr y lanzaba una carrera imparable que acababa con el pase al espacio a Vinícius, previo a su invención de asistencia a Benzema.

El vídeo desde dentro publicado por el Real Madrid, con un seguimiento de la celebración de Modric desde que pisa el túnel de vestuarios, muestra su liderazgo. La ilusión del más veterano que saborea cada momento en el club blanco.

Felicitando y festejando uno a uno a sus compañeros, motivando a los jóvenes a los que antes enseñó el camino. Su temporada, lejos de rebajar por edad el rendimiento, hace crecer la dimensión de su figura como centrocampista inolvidable de su generación.

EL EXTASIS DE BENZEMA

Las opciones de remontada del Real Madrid pasaban por su inspiración en el remate. Donnarumma le sacó la primera con una gran estirada, perdonó varios testarazos y no cesó en su búsqueda del gol hasta que lo encontró gracias a su presión. Karim nunca deja de creer y vivió una de las noches más mágicas como leyenda madridista. Antes, jugando para hacer mejores al resto, ahora siendo el que asume el peso del gol. Vinícius aportó desequilibrio pero volvió a ese nerviosismo en la definición del pasado; Marco Asensio no tuvo su noche; Rodrygo lo dinamitó todo pero alejado del gol.

La celebración final, de rodillas en el césped con los puños al cielo, y la del tercer gol, con la locura del momento, levantándose la camiseta para mostrar un cuerpo fruto de su cambio en la alimentación, clave para su mejora deportiva, el grito, las lágrimas a punto de aflorar. Puro sentimiento mientras el Bernabéu era una olla a presión que estallaba de orgullo por ver la entrega de sus jugadores.

LA CELEBRACIÓN DE ALABA

Ese momento de celebración inolvidable dejó una foto para el recuerdo. Con los jugadores acudiendo a la grada a abrazarse con la afición y ser, literalmente uno, David Alaba incontrolable, cogió una de las sillas donde se sientan miembros de seguridad que pasan el partido de espaldas al césped y controlando que todo esté en orden entre los seguidores, y la levantó al cielo de Madrid. 
Descontrolado gritaba el defensa austriaco en una de esas noches que le hicieron abandonar un club donde no paraba de ganar títulos, como el Bayern Múnich, para asumir el reto de ser el sustituto de Sergio Ramos, heredar el dorsal 4 y no necesitar ni tiempo de adaptación en otro fútbol y otro idioma, para mostrar su dimensión como futbolista. 

EL SALUDO DE ANCELOTTI A MBAPPÉ

El árbitro había pitado el final del partido, la remontada se había certificado, las celebraciones de los jugadores del Real Madrid se daban sobre el césped, casi todos extenuados por el esfuerzo antes de compartir el momento con la grada, cuando una imagen se convirtió en un gesto de respeto y una citación a lo que está por venir.

Kylian Mbappé dominó la eliminatoria en París y durante una hora en el Bernabéu. Asombró con su fútbol. Nadie encontró la manera de ponerle freno. Pero vio como un año más se escapaban sus ilusiones de ser campeón de Europa. Eliminado por el equipo en el que quiere jugar, al que no le dejaron salir el pasado verano y en el que todo apunta que lo hará la próxima temporada. Será dirigido por Ancelotti, que tras Alaba fue de los primeros en acudir a darle consuelo y felicitarle por el fútbol que regaló en la eliminatoria.
 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ