Dennis Martínez sobre Nicaragua: “No destruyamos a nuestro país, démosles una oportunidad a los jóvenes"

El beisbolista nicaragüense lanzó la primera bola al inicio del juego de los Marlins en el estadio Marlins Park
Jorge Ebro/El Nuevo Herald

El Presidente quiere paz en su tierra ya. Si los poderes que alguna vez llevaron a Dennis Martínez a ganar 245 victorias en Grandes Ligas obraran en la política, Nicaragua no habría vivido este período oscuro en el cual han muerto decenas de jóvenes a manos de otro presidente que se aferra al poder.

Nadie mejor que Martínez, una gloria de todos los tiempos para los latinos, para lanzar este sábado la primera bola en el Día de la Herencia Nicaragüense en el parque de La Pequeña Habana delante de muchos de sus compatriotas que llegaron envueltos en una mezcla de alegría y tristeza. Propietario del 13er Juego Perfecto en las Mayores, Martínez pareció un chico en Miami con la bola en la mano y disfrutó a plenitud el momento, aunque su corazón se encontraba con aquellos que en Managua se juegan la vida por un futuro mejor para Nicaragua.

¿Qué significa lanzar la pelota en un día como hoy?

“Es un orgullo que me hayan elegido para esta jornada dedicada a Nicaragua, y por eso estamos muy agradecidos con la organización de los Marlins. Es bonito estar aquí con la gente nicaragüense, pero estamos también con sentimientos y emociones encontradas’‘.

No se trata solo de béisbol, ¿entonces?

“Estamos con el dolor y el sufrimiento porque en nuestro país los jóvenes. Así que toda nuestra solidaridad con los padres, las madres que han perdido a un hijo, a una hija. Con los obispos que han sido los pilares fuertes de nosotros. Yo como católico salgo al frente defendiendo a nuestra fe, nuestra religión católica que es lo único que tenemos’‘.

Viniendo de usted, el mensaje cobra más fuerza…

“Esperamos que Dios le ablande el corazón a todos para que nos entendamos y reflexionemos para que por el entendimiento y el diálogo podamos llegar a una solución pacífica por el bien de todos. No destruyamos a nuestro país, démosles una oportunidad a los jóvenes. Tenemos que concentrarnos en el legado a las nuevas generaciones. Ya nosotros dimos lo que íbamos a dar’‘.

Ahora que está en la casa de los Marlins, ¿no extraña esos días de lanzador?

“No necesariamente, pero sí la camaradería de mis compañeros, todo lo que compartíamos juntos. Eso siempre, pero estar ahí no, aunque la competitividad siempre estará dentro de mí’‘.

¿Cree que se ha sido injusto en su caso y el Salón de la Fama?

“No tengo control sobre eso, que recae en personas que son los que votan, son los que ven y deciden si uno merece estar ahí. Es lo que es, pero estoy contento y conforme como estoy y con lo que hice por el béisbol y por nuestro país, y esperamos que eso se mantenga’‘.

¿Cómo ve el futuro de Nicaragua en Grandes Ligas?

“Brillante, están saliendo bastantes, pero situaciones como estas [la política] nos trancan. Retrocedemos. Al contrario, debemos seguir avanzando. Ojalá que todo se logre lo antes posible para seguir avanzando’’.