La venta de Dembélé tiene una 'trampa' de 40 millones de euros

Si el Barça decide traspasar al extremo antes de que expire su contrato tendrá que pagar todas las cláusulas por objetivos del acuerdo firmado con el Borussia Dortmund
Foto/AS

El diario alemán Die Welt publica que el Barcelona tendría un gran problema en caso de vender a Ousmane Dembélé. La conducta del futbolista francés está siendo un quebradero de cabeza para la directiva del club catalán, que abonó 105 millones de euros al Borussia Dortmund en su día, añadiendo además una serie de bonificaciones por objetivos tales como llegar a una cifra de goles concreta o levantar ciertos títulos.

Y esas cláusulas son las que podrían hacer al Barcelona pensárselo dos veces a la hora de intentar vender al extremo. Tiene contrato hasta el 30 de junio de 2022, fecha en la que se revisaría si ha cumplido con los bonus del contrato. En ese momento el conjunto alemán recibiría dinero por las metas alcanzadas. Pero en caso de ser traspasado antes de esa fecha, el Borussia Dortmund ingresaría automáticamente el pago de todas esas cláusulas como si se hubieran cumplido. Y entre todas alcanzan los 40 millones de euros.

Viendo los ingresos que podría generar el Barcelona por su traspaso, seguramente no le compensaría, ya que en caso de recibir por ejemplo 65 millones de euros (Liverpool y Arsenal están interesados), el club azulgrana seguiría perdiendo 80 al abonar las primas por objetivos, más de la mitad de la inversión habiéndolo disfrutado año y medio en el que ha sufrido una lesión de larga duración.

Durante el último parón de selecciones ha disfrutado de 25 minutos sobre el césped en la derrota de Francia ante Holanda, en la que le mostraron la tarjeta amarilla. El francés lleva esta temporada seis tantos y dos asistencias en quince encuentros con la camiseta azulgrana, interviniendo en todos los partidos de la Liga Santander salvo en el último ante el Betis, cuando Ernesto Valverde decidió dejarle fuera de la convocatoria. Ahora le toca regresar a su club pero a pesar de que la cosa no parece haberse enfriado, el Barça tiene ahora un motivo más para darle a Dembélé una segunda oportunidad.