El Atlético Madrid se juega el todo, contra el Lokomotiv para llegar a octavos de final de la Champions League

El conjunto de Diego Simeone está obligado a ganar si quiere depender de sí mismo para acceder a la siguiente ronda

Dos derrotas seguidas en la Liga de Campeones han dirigido este miércoles al Atlético de Madrid a una “final” imprevista ante el Lokomotiv en el Wanda Metropolitano, con el pase octavos pendiente de un triunfo para no depender de nadie y con todo el riesgo que suscita el pulso que sostiene con el gol.

No hay más margen de error que el que le permita el Bayer Leverkusen, que recibe al Juventus en el Bay Arena. Si él gana, el Atlético debe ganar. Si él pierde o empata, al conjunto rojiblanco le bastará incluso con la derrota para retomar un rumbo que parecía inalterable hace mes y medio, hasta que cayó por 2-1 en Alemania.

No intuía entonces el equipo madrileño, que luego también perdió en Turín (1-0), una situación tan comprometida como la que asume este miércoles, ni soñaba ni siquiera el Bayer Leverkusen con tener opciones más allá de jugar la Liga Europa. Entre los dos está la segunda plaza del grupo D. La primera ya tiene dueño: el Juventus.

Hay un factor, muchas veces determinante, favorable al Atlético: depende de sí mismo. También tiene el aval de jugar en su estadio, donde ha ganado 19 de sus últimos 24 choques europeos, y se mide a un rival inferior, al que ha doblegado en sus últimos tres duelos en años y medio, además con diez goles a favor: 3-0, 1-5 y 0-2.

Habrá tres cambios en el once. Nueve partidos después, tras un mes y medio de baja, vuelve al equipo José María Giménez, que jugará en el centro de la defensa en detrimento de Mario Hermoso. Además, Kieran Trippier y Ángel Correa retoman la banda derecha titular, con la vuelta al banquillo de Santiago Arias y de Héctor Herrera. El mexicano había jugado de inicio los últimos cinco encuentros.

Enfrente, el Lokomotiv, eliminado ya de la competición europea y sumido en un profundo bache de juego y resultados, viaja a Madrid sin presión, pero con varias bajas sensibles.

LEA TAMBIÉN: La mentira se viste de rojo y negro

El equipo entrenado por el septuagenario Yuri Siomin ha perdido tres partidos seguidos, dos en la Liga y uno en la Liga de Campeones. Además, acumula ocho derrotas en trece partidos desde principios de octubre, con lo que ha caído a la quinta posición en la Liga, a once puntos del líder, el Zenit.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ