DESPLOME DE PUENTE EN SAN JUAN DEL SUR AFECTA A HOTELEROS

Tras el colapso del puente de San Juan del Sur, dueños de negocios turísticos se muestran preocupados porque algunos turistas les manifiestan sentir inseguridad, mientras que otros hasta han cancelado sus reservaciones. “Ese es el sentir de la población y de empresarios turísticos que expresan que este es el momento oportuno para construir un puente vehicular sobre el estero”, indicó Patricia García, coordinadora municipal del Gabinete de Turismo de San Juan del Sur. Uno de los afectados es el venezolano José Enríquez Martínez, quien confirmó que ocho clientes lo llamaron ayer lunes para informarle la cancelación de sus habitaciones. Martínez es propietario del hostal Yajure, ubicado frente al costado norte del puente, e indicó que tanto los turistas como los habitantes del barrio La Talanquera temen ser víctimas de delincuentes que acechan las zonas costeras en horas de la noche. “El puente era una vía de comunicación importante para turistas y nacionales que se trasladaban de la zona norte al casco urbano y por la noche los visitantes cruzaban por él para dirigirse a los lugares de recreación que hay en la ciudad y ahora no creo que quieran mojarse cruzando el estero o por la orilla del mar, donde también se exponen a robos”, planteó por su parte Elba Galea, recepcionista del hotel HC Liri. Inversión necesaria La coordinadora municipal del Gabinete de Turismo de San Juan del Sur, recordó que la ciudad dispone de un acceso único y consideró válido aprovechar “la caída del puente para construir un puente vehicular y peatonal que se convertiría en una vía alterna de entrada y salida a San Juan del Sur, y de mucha utilidad ante una emergencia”, precisó. El puente fue inaugurado oficialmente el 16 de enero del 2010 y, según el ex alcalde Jorge Sánchez, el objetivo del proyecto era garantizar la comunicación entre el casco urbano de la ciudad de San Juan del Sur y las zonas del sector norte como La Talanguera, El Bastón, Marsella y Las Marías. Por el puente circulaban diariamente entre 1,500 y 2,000 personas en temporada normal; pero antes de la construcción del puente colgante, los pobladores que tenían que cruzar de un lado a otro pagaban 2 córdobas al propietario de un bote. Fuente: END