Noticias NicaraguaEditorialBolivia sigue el manual de Ortega en Nicaragua y receta cárcel a sus adversarios políticos

Bolivia sigue el manual de Ortega en Nicaragua y receta cárcel a sus adversarios políticos

Pensar distinto es un delito y ser mujer es un crimen agravado.

En años recientes las mujeres han tomado un rol protagónico en las luchas por la libertad, la democracia y los derechos humanos en América Latina. Su avance osado, inteligente y valiente ha demostrado capacidad, compromiso e integridad con estas imprescindibles y apremiantes causas.

Estas batallas desafiantes han trastocados los sistemas tradicionales machistas y se han estrellado contra el modelo político patriarcal convencional, que sigue castigando a las mujeres por ejercer sus derechos y participar en temas políticos y sociales que históricamente les han sido negados.

Recientemente la Ex Presidente de Bolivia Jeanine Áñez fue sentenciada a 10 años cárcel en un proceso que pareció estar más ligado a un ajuste de cuentas y no a temas de derechos humanos o justicia imparcial. Organismos como Amnistía Internacional han destacado la necesidad apremiante de fortalecer el modelo de justicia en Bolivia:

Lamentablemente las detenciones de Jeanine Áñez y otros exfuncionarios del gobierno interino, sumado al Decreto Supremo 4461 que concede indulto o amnistía a personas simpatizantes del MAS, parecen continuar con un patrón de uso parcial de la justicia que contribuye a perpetuar la impunidad para las violaciones a los derechos humanos.

Amnistía Internacional ha venido denunciando durante décadas esta crisis de impunidad en Bolivia, que solo podrá revertirse con una justicia auténticamente independiente e imparcial”, dijo en marzo de 2021 Erika Guevara Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional.

En Nicaragua también se repite el mismo libreto, pero más cruel y carente de sutilizas o premisas convicentes. Dora María Téllez, Tamara Dávila, Suyén Barahona y Ana Margarita Vigil, han sido víctimas de toda la furia incandescente del régimen familiar de Daniel Ortega. Las cuatro valientes mujeres han experimentado en carne propia torturas, tratos crueles y degradantes, han permanecido alejadas de sus hijos y sufren confinamientos interminables, sin motivo creíble y sin causa justa. Desde hace un año, todas están en El Chipote, una casa de horrores que sirve como cárcel, sala de juicios y centro de torturas para los nicaragüenses contrarios al régimen.

Las sentencias de 8 años contra las 4 mujeres fueron incubadas y comunicadas desde el teléfono rojo de El Carmen hasta las ergástulas de El Chipote, donde los jueces las recitaron a sus víctimas. En la Nicaragua de hoy no existe un solo juez que no haya jurado lealtad absoluta a Ortega - Murillo y todas las sentencias utilizan el mismo lenguaje y nomenclaturas sobre traición a la patria, conspiración, sedición y menoscabo al Estado.

En Bolivia, para nadie es un secreto que el fantasma de Evo Morales pareciera rondar por todas las entidades del Estado y se hace su voluntad así en la tierra como el cielo azul de La Paz. El Expresidente Tuto Quiroga, quien ha sido un agudo crítico de Morales y su Justicia, advirtió que lo sucedido con la ex Presidente Áñez fue una “Sentencia infame”, en la que se violó el principio de legalidad y los derechos humanos, ya que según dijo a la acusada se le procesó dopada y fue juzgada por "inconstitucional", pese a ver sido avalada por el mismo Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia y el Congreso Masista.

Más allá de los presuntos delitos, similares a los de Rebelión en la Granja o 1984, el verdadero crimen y castigo de estas mujeres en Nicaragua o Bolivia, es querer una patria diferente, en democracia, justicia, bienestar, seguridad y prosperidad. Estas aspiraciones justas y legitimas, les han sido desautorizadas por lideres mesiánicos, machistas y masistas que se niegan dejar el poder como adictos a dejar un joint.

Por otro lado, la historia de estas admirables féminas tiene un punto en común donde todas se encuentran sin importar su latitud. Todas son víctimas del odio y la venganza política de poderosos lideres de seudo izquierda castrochavistas. Tanto en Bolivia como en Nicaragua pensar distinto pareciera ser un delito y ser mujer un crimen agravado.

*El autor fue Embajador de Nicaragua ante la OEA

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ