COLTÁN, ORO "TECNOLÓGICO" QUE DEVASTA A EL CONGO

Al momento de ubicar una dirección mediante GPS, escribir un correo electrónico o concretar una videollamada, lo que menos parece importar son los elementos que integran los dispositivos digitales con los que se cumplen esas funciones. De hecho, poco o nada se comenta en la esfera pública sobre la relación entre la explotación minera en regiones africanas y el avance en el desarrollo de dispositivos móviles como ‘smartphones’, tabletas. 31coltan3 Aunque a simple vista ambas actividades parecen opuestas y ajenas entre sí, en la práctica la una no podría existir sin la otra. Y todo ese nexo se reduce a un compuesto mineral cuyas características lo convierten en una suerte de ‘piedra angular’ en el desarrollo de artefactos de última generación. Se trata del coltán, un escaso mineral que está formado por la combinación de dos elementos raros: columbio y tantalio. Es justamente este segundo compuesto el que se emplea en la fabricación de condensadores, un componente esencial para la industria tecnológica. El portal Mundo Digital publicó un reporte sobre el coltán, en el que se afirma que los condensadores tantálicos son unidades encargadas de guardar energía para luego cederla en otras partes de un circuito. Debido a su tamaño reducido y a su capacidad eléctrica, este elemento ha sido clave en la producción de teléfonos móviles, computadoras, pantallas de plasma, cámaras digitales. Incluso de equipos de alta tecnología, como satélites o cohetes. Pero detrás de la obtención de este mineral, se oculta una estela de sangre producto de una guerra armada que ha azotado a la República Democrática del Congo (RDC) desde 1998. En esa nación africana se encuentra el 80% de las reservas de coltán en el mundo, una razón más que suficiente para que grupos irregulares y paramilitares aniquilen a la población, debasten el ecosistema y diezmen las poblaciones de especies animales con tal de obtener el “oro azul”. 31coltan5   El activista español Pedro Pozas, director del Proyecto Gran Simio, publicó un informe en el que arrojó un dato alarmante. Desde el ‘boom’ del coltán han muerto más de cuatro millones de personas y se ha reducido considerablemente las poblaciones de gorilas en la RDC. Lo que en algún momento fueron ciudades fértiles, como Bakavu, hoy luce en ruinas. Miguel del Pino, biólogo español y articulista del portal Libertad Digital, publicó un reporte titulado coltán: el mineral de la guerra. En el texto se indica que en promedio un minero congoleño llega a cobrar USD 50 semanales por obtenener un kilo diario de coltán. Mientras que por cumplir otras labores, el sueldo no llega a los USD 10. Ante esta realidad, la población congoleña no ve rentable trabajar en la agricultura o la ganadería. Lo grave es que la venta del coltán procedente de las reservas congoleñas supone solo el 1% del mercado legal. Esto evidencia el poder del mercado negro controlado por mafias y conexiones internacionales, principalmente de Ruanda y Uganda. Algunas transnacionales, como Apple, tratan de garantizar que su suministro del Congo esté libre de explotaciones injustas o intermediarios mafiosos a través del Conflict-Free Smelter Program (CFSP). 31coltan2 Pero a la larga, los beneficios y las millonarias ganancias que genera el coltán dentro de la industria tecnológica no se traducen en obras ni beneficios para la RDC, que ve al ‘oro’ tecnológico como otra maldición. EL COMERCIO.