FLOTA DE LA FUERZA AÉREA ESTADOUNIDENSE ESTÁ LISTA PARA SER SOMETIDA A RENOVACIÓN

El Pentágono está considerando modernizar sus aviones furtivos por primera vez desde los años setenta, al desarrollar un bombardero de alta prioridad, súper clasificado y de próxima generación. La Fuerza Aérea tiene planificado adjudicar un contrato para construir y desarrollar el Long Range Strike Bomber (bombardero de ataque de largo alcance) a una de las empresas más poderosas de la industria posteriormente este año, y espera integrarlo a la flota a mediados de la década de 2020. A principios de mes, William LaPlante, subsecretario de la Fuerza Aérea de los programas de adquisición, sugirió ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara que la Fuerza Aérea le ofrecerá un contrato a "sobrecosto" a la firma ganadora, lo que significa que el gobierno asumirá el riesgo de cualquier sobrecosto. Funcionarios del Pentágono han enfatizado en la importancia de desarrollar el nuevo bombardero de ataque de largo alcance, al calificarlo de ser de fundamental importancia para la seguridad nacional y la disuasión nuclear. Fuente: CNN en español