A PESAR DEL RESCATE, GRECIA NO LE PAGÓ UN VENCIMIENTO AL FMI

Grecia no tiene respiro. Tras haber logrado un arreglo con la Eurozona, volvió a incumplir otro pago al Fondo Monetario Internacional. En este caso fue por valor de 456 millones de euros (unos 500 millones de dólares), lo que significa que su deuda con el organismo asciende ahora a cerca de 2.000 millones de euros (unos 2.190 millones de dólares) después de su impago del pasado 30 de junio. "El pago de 456 millones de euros cuyo plazo vencía hoy por Grecia al FMI no fue recibido. Hemos informado al Directorio Ejecutivo de este hecho. La mora de Grecia con el FMI se sitúa hasta la fecha en cerca de 2.000 millones de euros", indicó Gerry Rice, vocero de la institución en un comunicado. El impago con el Fondo Monetario Internacional (FMI) coincide con el acuerdo alcanzado a última hora del domingo, después de semanas de tensiones, con los acreedores internacionales en Bruselas, por el que Grecia acordó aplicar un duro paquete de reformas estructurales y ajuste fiscal para encauzar sus cuentas públicas a cambio de un tercer rescate financiero. Asimismo, Rice señaló que "la petición de las autoridades griegas de una extensión en los plazos de pago debidos el 30 de junio se espera que sea discutida por el Directorio Ejecutivo en las próximas semanas". El pasado 30 de junio, en pleno drama de las negociaciones, Grecia se convirtió en el primer país avanzado en la historia del FMI al no cumplir con el pago de 1.600 millones de euros (unos 1.750 millones de dólares) y fue declarado en mora por la institución que dirige Christine Lagarde. Como consecuencia, Grecia quedó imposibilitada de acceder a nuevos fondos del organismo hasta que no se ponga al día con sus cuentas pendientes. Grecia, cuyos bancos siguen cerrados por la falta de liquidez, ha evitado con este acuerdo, en el que también participará el FMI, una posible salida de la zona euro y la extensión de una crisis de confianza a la Unión Europea (UE). A Japón sí le pagó Grecia reembolsó el martes 148 millones de euros (164 millones de dólares) correspondientes a obligaciones emitidas en yenes hace 20 años, un gesto simbólico destinado a evitar la desconfianza total de los mercados financieros. "Se confirmó que esta mañana se recibieron 148 millones de euros (20.000 millones de yenes)", dijo un vocero del banco japonés Mizuho Financial Group, administrador de esos bonos. Los bonos habían sido emitidos por el Estado griego hace exactamente 20 años, y vendidos a inversores privados. Esos bonos representaban una suma irrisoria con relación a la deuda total griega (unos 345.000 millones de dólares, o sea el 177% de su PIB), pero su reembolso era vital para el país. "Si Grecia no reembolsaba a los inversores privados se la consideraría en cese de pagos", lo que le impediría acceder a los mercados para financiarse, explicó Sayuri Ito, del instituto NLI en Tokio.