EN MEDIO DEL ESCÁNDALO, 80.000 TRABAJADORES DE PETROBRAS ESTÁN EN HUELGA POR 24 HORAS

None
Miles de trabajadores de la compañía petrolera estatal Petrobras se declararon en huelga de 24 horas a nivel nacional para protestar contra los planes de la compañía de vender activos por un valor de 15.100 millones dólares para finales de año. De acuerdo con voceros de la compañía, la venta tiene el objetivo de hacer frente a una una deuda total de alrededor de 120.000 millones de dólares. Petrobras prevé obtener 15.100 millones de dólares con la venta de distintos activos (empresas, campos petrolíferos, terrenos y plataformas). Caroline Cavassa, funcionaria de prensa de la Federación Nacional de Trabajadores Petroleros, dijo que el 90% de los 86.000 empleados de la compañía en 12 estados se unieron a la huelga del viernes. Además, Cavassa dijo que el cese de actividades afecta a refinerías y a múltiples operaciones en la costa y costa afuera, aunque no ofreció más detalles. Por su parte, Petrobras dijo en un comunicado que la compañía operaba de forma normal a pesar de la huelga. "Dimos todos los pasos necesarios para garantizar la producción del petróleo y gas y para suministrar todos los productos al mercado". El sindicato también se opone a cambios en la legislación que le quitarían a Petrobras el derecho de ser el único operador en las enormes reservas del litoral ubicadas en la costa sudeste brasileña. La mayoría de estos campos están a aproximadamente dos kilómetros bajo la superficie oceánica y bajo otros cuatro kilómetros de tierra y sal. La semana pasada, Petrobras puso a la venta su plataforma P-34, actualmente fuera de uso, cuyo precio fue estimado por el mercado entre 150 y 200 millones de dólares. La salida a subasta de la histórica P-34, construida en Japón en los años 1950, está prevista para el 26 de octubre en Vitoria, la capital de Espirito Santo. Petrobras actualmente está envuelta en un enorme escándalo de corrupción que los fiscales dicen que involucra por lo menos 800 millones de dólares en sobornos y otros fondos ilegales. Parte de ese dinero supuestamente fue canalizado a las arcas del gobernante Partido de los Trabajadores y de sus aliados de campaña. Supuestamente también incluyó pagos de sobornos a ejecutivos de Petrobras a cambio de contratos inflados. Con esto, el episodio ha golpeado la imagen de la presidente Dilma Rousseff y de su antecesor, Inácio Lula da Silva, quien se encuentra en el ojo de la investigación. La imagen de ambos mandatarios ha caído en forma abrupta en los últimos meses. Petrobras es la compañía más grande de Brasil y está a cargo de explotar grandes campos petroleros en el litoral y crear una riqueza que los líderes esperan que impulse la economía del país al estatus de desarrollo.   infobae