MANIFESTACIONES Y HUELGAS DE HAMBRE POR LOS PRESOS POLÍTICOS DEL RÉGIMEN IRANÍ

None
El pasado domingo 18 de octubre se produjo una intense revuelta en la prisión de Gohardasht, en la ciudad iraní de Karaj, al oeste de Teherán. Allí los presos políticos del régimen persa comenzaron a cantar fuertes consignas como "Muerte al despotismo" o "Muerte al dictador", cuando el jefe del penal, Sohrab Soleimani, y el carcelario Mardani, realizaban inspecciones de las instalaciones. Ante la reacción de los presos políticos, las autoridades penitenciarias se vieron obligadas a evacuar la prisión, según consigna el Consejo Nacional de la Resistencia iraní. Los internos denuncian sistemáticas violaciones a sus derechos e irregularidades en su estadía en prisión. La penitenciaria iraní no está cumpliendo con las normas que indican que los reclusos deben ser separados de acuerdo a sus crímenes. Con el objetivo de aumentar la tortura e imponer una mayor presión sobre los presos políticos, el régimen persa encarceló a estos detenidos con presos comunes y personas que sufren peligrosas y contagiosas enfermedades. En otros puntos del país, otros reclusos están en huelga de hambre antes los atropellos y violaciones de sus derechos por parte del régimen de Hassan Rohani. En la cárcel de Evin, el preso político Mohammed Ali Taheri, está sufriendo graves problemas de salud luego de 70 días en huelga de hambre por la inhumana condena a muerte impuesta contra su persona. El lunes 19 de octubre, en tanto, cientos de familiares de presos políticos y defensores de los derechos humanos se manifestaron en la plaza Vanak de Teherán, en protesta por las pésimas condiciones de sus seres queridos que se encuentran tras las rejas. Agentes del Ministerio de Inteligencia de los mullahs mantuvieron una estrecha vigilancia sobre los manifestantes. INFOBAE