UNESCO QUIERE DEFINIR EL MURO DE LOS LAMENTOS COMO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

None
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) daría un golpe a la historia y la tradición judías. El Muro de los Lamentos podría dejar de formar parte de lo más íntimo de la tradición y religión judías y pasar a ser un elemento más de la cultura islámica, si el comité de la Unesco lo define como Patrimonio de la Humanidad. El plan sistemático impulsado por las naciones árabes, según indicaron a Infobae diversas fuentes que participaron en el debate en la Unesco en abril pasado, tiende a erradicar cualquier huella de la presencia judía en Tierra Santa en los últimos tres mil años. "Quieren que se crea que los judíos llegaron a Tierra Santa en 1948", indicó uno de los técnicos que participaron en el insólito hecho y advierte que finalmente el Muro podría declararse patrimonio palestino. De ser así, el lobby musulmán habrá ganado una batalla en la arena diplomática. El Muro de los Lamentos es el lugar más sagrado del judaísmo en la actualidad por ser el único vestigio del Templo de Jerusalén (o Templo de Salomón) tras la destrucción ordenada por el emperador Tito. Cuando las legiones cumplieron con el mandato del romano, sólo una parte del edificio quedó en pie. El dueño de los destinos del mundo en aquel entonces permitió que ese muro quedara tal cual está ahora para que los judíos recordaran el poderío de Roma. Para el pueblo judío, en cambio, que esa pared se mantuviera en pie es un símbolo de la promesa de Dios, según la cual al menos una parte del Templo se mantendría firme. El Templo de Salomón fue levantado hace más de tres mil años y soportó innumerables ataques.